Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Periodico de enriquecimiento
Principal Número de actualidad Archivos Suscribir Personal Contáctenos Tienda  

Recursos de Enriquecimiento

  Artículos para ministros

Recursos para habilitar

  Artículos para los líderes laicos


Haga su pedido del CD Paraclete
Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.


Good News Filing System
CD [Disco Compacto] de Advance/Pulpit
Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.


Haga aquí su pedido de los números atrasados

En inglés solamente.



 
 

Tabla de Contenido

Cómo ejercer la buena mayordomía en su matrimonio y familia

POR WAYDE & ROSALYN GOODALL

Family

Sidebars:

Bill Hybels, pastor de una de las iglesias más grandes de los Estados Unidos, escribió: "Lynne y yo nunca hemos escondido el hecho que nuestro matrimonio exige una tremenda cantidad de trabajo-más que muchos otros matrimonios. Hemos estado casados por casi dos décadas y media, y todavía parece que tenemos que luchar por cada pequeño paso de progreso que damos en el camino hacia el gozo matrimonial. Las heridas personales, las diferencias de personalidad, y las presiones de una vida altamente visible incrementan nuestros desafíos. Pero oramos, hablamos, buscamos consejos, nos disciplinamos, crecemos, cambiamos, prometemos, pedimos perdón, confesamos, ajustamos nuestras expectaciones, nos recordamos mutuamente de nuestro compromiso, vemos hacia el futuro, y nos negamos a darnos por vencidos. Estamos en este matrimonio para toda la vida-hemos escogido permanecer con el cónyuge de ‘nuestra juventud’-y damos gracias a Dios por cada paso que nos acerca más a regocijarnos."1

Yo aprecio la transparencia de Bill. Es verdad que se toma trabajo para establecer y mantener un matrimonio saludable. Tristemente, algunos ministros y su cónyuge no tienen un matrimonio saludable, y no buscan ayuda. Los pastores y sus cónyuges no son transparentes con sus compañeros ministros tocante a los retos del matrimonio. Temen que sus amigos hablen con los demás, o que los líderes de su distrito lo sabrán y su carrera se verá en peligro.2 Los ministros y sus esposas viven en privado en medio del dolor porque creen erróneamente que los ministros y sus matrimonios deben ser perfectos.

LA RELACIÓN ENTRE EL MATRIMONIO SALUDABLE DEL MINISTRO Y UNA IGLESIA SALUDABLE

La mayoría de los ministros se da cuenta de que la familia norteamericana está en peligro. Hemos leído las estadísticas y hemos visto los informes. Con optimismo, también nos damos cuenta que una de las armas que tenemos para luchar contra este ataque a la familia es la inexorable Palabra de Dios. Sin embargo, la mayoría de las iglesias no cuentan con profundos programas para tratar con las necesidades de las familias que sufren o para realzar la salud de las familias fuertes.

La National Association of Evangelicals [Asociación Nacional de Evangélicos] hizo un interesante hallazgo. Encontraron que "unos cuantos pastores indicaron haber dado significativos pasos para ayudar a las personas cuyas familias estaban en problema, aunque ellos también dijeron que la desintegración de la familia es un problema relativamente común entre sus congregaciones."3 ¿Por qué?

Gary Sell, en su libro Family Ministry [Ministerio a la familia], da una probable razón. "La respuesta es sin duda compleja, pero un informe especuló que las familias de muchos pastores están en tanta dificultad que los pastores evitan el tema de la familia. Si esto es cierto-si los pastores temen afrontar los asuntos de la familia por no atraer atención a su propia vida hogareña que padece-nos puede decir más sobre las congregaciones que sobre los pastores. Quizás los pastores se sienten amenazados por la difundida actitud de que fallar en la vida familiar es menos tolerable que otros fallos. Permitimos que nuestros líderes prediquen y enseñen sobre la oración, el evangelismo, y otros asuntos "espirituales" sin esperar que ellos los hayan dominado. Pero quizás no les permitimos luchar como cónyuges o padres de familia."4

A menos que el pastor tenga un matrimonio saludable, probablemente no ofrecerá la enseñanza y los recursos necesarios para que su gente desarrolle matrimonios saludables. Si lo que Sell dice es cierto, los pastores necesitan fortalecer su propio matrimonio como modelo y como ánimo a los de entre su congregación que necesitan fortalecer su matrimonio.

¿Qué hacemos? Siendo que los ministros tenemos las mismas dificultades en la vida que la gente a la que servimos, necesitamos buscar maneras de comunicarnos mutuamente, disciplinar a nuestros hijos, tratar con el conflicto, la tensión, la enfermedad, la tragedia, el dolor, y la desilusión. También debemos esforzarnos por forjar un matrimonio saludable.

CÓMO PROTEGER LOS MATRIMONIOS EN EL MINISTERIO

Los matrimonios de los ministros tienen muchas de las mismas dificultades que tienen otros matrimonios, pero también tienen sus batallas únicas que añaden al desafío de desarrollar un matrimonio saludable. Después de 25 años de ministerio pastoral y después de escuchar a cientos de ministros y sus cónyuges expresar preocupaciones maritales, hemos descubierto que mucho del dolor en el matrimonio de ministros proviene de ocho problemas. Es necesario identificar los problemas que desafían el matrimonio de los ministros y desarrollar una estrategia para luchar contra ellos y así poder forjar y mantener matrimonios saludables. He aquí las ocho áreas que ayudarán al pastor a forjar un matrimonio y una familia saludables en la casa pastoral.

1. Mantenga a su familia, no a la iglesia, como el centro principal de su vida. Después de su relación con Cristo, la próxima relación más importante que tiene el ministro es con su cónyuge y con sus hijos. La mayoría de los ministros trabajan duro en lo que hacen. Como los ejecutivos, trabajan un promedio de 55 o más horas a la semana. Estar de turno 24/7/365 y tratar de estar preparado para cumplir con las necesidades de la gente es algo exigente. Jesús no le pidió que hiciera el trabajo del ministerio sin prestar atención a su familia o a las necesidades personales de descanso, refrigerio, y renovación. El contexto de la Escritura lo exhorta a que se concentre en buscar un balance. Jesús dijo: "Mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11:30).

2. Aprenda a tratar con las expectaciones no realísticas. Algunos entre su congregación creen que usted trabaja para ellos. Muchos ministros se preocupan de que van a perder su trabajo, de modo que permiten que las expectaciones no realísticas de sus párrocos invadan su vida personal. Encontrar un balance entre lo que usted puede y lo que no puede hacer, aprender cómo y a quién delegar, es crítico para una vida saludable. Jesús a veces se alejaba de las responsabilidades del ministerio para buscar refrigerio personal. Usted también debe desarrollar esa habilidad. Aunque "se reunía mucha gente para oirle, y para que les sanase de sus enfermedades. . . él se apartaba a lugares desiertos, y oraba" (Lucas 5:15,16).

3. Anticipe la crítica. Cuando usted dirige, será criticado. Jesús lo fue. Los discípulos lo fueron. Todos los líderes lo son. A veces la crítica se da con un espíritu cruel y no se merece. Usted necesita aprender a no tomar personalmente esta crítica, y a alejarse de ella sin dejar que afecte su espíritu. Algunos críticos necesitan ser menos severos, y algunos de los que son criticados necesitan hacerse más fuertes. A veces la crítica contiene la verdad. Todos tenemos puntos débiles, y es bueno escuchar a nuestros críticos. En vez de dejar que la crítica lo lleve a la depresión, dese cuenta que la crítica puede darle la oportunidad para crecer.

4. Mantenga su calendario bajo control. Si usted no controla su tiempo, otro lo hará. Las reuniones ya tarde por la noche pueden ocurrir noche tras noche. Separe tiempo de su horario para pasar las noches con la familia y salir en citas con su cónyuge. Diga a los que quieran fijar una reunión que usted tiene una cita importante en esas noches. Es verdad. ¿Quién es más importante que su familia?

5. Aprenda a manejar la tensión. La tensión llegará a afectar su matrimonio. En Estados Unidos, 30 millones de hombres se describen a sí mismos como vencidos por la tensión.5 En el ministerio, usted pasa por tiempos de intensa tensión. Es crítico aprender técnicas para salir adelante si es que va a encontrar una vida balanceada que incluye un matrimonio saludable y una fiel carrera en el ministerio. Los ministros sazonados con frecuencia han encontrado buenas maneras de manejar la tensión. Un psicólogo cristiano que trabaja con ministros agotados ofrece estas cinco ideas para evitar el agotamiento:

  • Aprenda que usted no puede hacerlo todo.
  • Marque su paso.
  • Delegue.
  • Tome tiempo para descansar.
  • Escuche a su cuerpo.

Las personas solícitas son por lo regular las que se agotan. Como ministro, usted está en el negocio de prestar cuidado.

6. Aprenda a manejárselas con las restricciones económicas. Aproximadamente el 64 por ciento de los pastores de las Asambleas de Dios sirven a iglesias de 99 o menos personas. Muchos tienen restricciones económicas y viven dentro de presupuestos muy limitados. Algunos quizás necesiten de los consejos de un planificador financiero para ajustar sus gastos o desarrollar un presupuesto. Otros quizás hasta necesiten buscar una manera de subsanar las necesidades de su familia por medio de un segundo empleo secular.

7. Guárdese sexualmente puro y evite las situaciones comprometedoras. No es raro que las personas en su congregación sientan admiración, y a veces más que admiración, hacia la pareja pastoral. Tenga cuidado de esto y escuche a su cónyuge, porque pueda que él/ella sea sensible a alguien del sexo opuesto que tenga sentimientos impropios. Los ministros también necesitan confiar en la opinión de su esposa cuando aconsejan a las mujeres en la congregación. La mayoría del asesoramiento con las personas del sexo opuesto debe hacerse por la pareja ministerial.

8. Aprenda a tratar con el desánimo. Un sabio misionero me dijo que una de las armas más grandes que el enemigo usa contra los ministros es el desánimo. Los momentos de desánimo vienen con el oficio. Si usted no tiene cuidado, el desánimo puede ser un debilitador problema en su ministerio y su matrimonio. Usted necesita desarrollar una mentalidad amplia-con el entendimiento de que Dios está obrando-aun cuando los momentos difíciles nos evitan que lo veamos. Pedro escribió: "Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca" (1 Pedro 5:10).

EL PADRE DE FAMILIA Y EL PASTORADO

Así como existen problemas únicos a las parejas de ministros para mantener saludable su matrimonio, el desarrollar y mantener relaciones sanas con nuestros hijos presenta a los padres con todo un nuevo conjunto de problemas. Los padres necesitan concentrarse en cinco áreas principales en la crianza de los hijos: amor, ejemplo, disciplina, consistencia, y la participación del padre en la familia.

Amor: Las madres y los padres deben amarse el uno al otro y a los hijos. Es necesario que nuestro amor el uno por el otro sea obvio a nuestros hijos. Es necesario que nuestro amor para cada hijo demuestre las características que se encuentran en 1 Corintios 13:4-7.

Con frecuencia hemos dicho a nuestra congregación que nuestros hijos son tal como los de ellos. El hecho de que los nuestros sean familia del pastor no les quita su normalidad ni su necesidad de crecer como seres humanos. Tampoco los protege contra los problemas normales con los que cualquier joven se encuentra en la vida.

Ejemplo: Somos ejemplo a nuestros hijos en la manera en que nos comportamos, reaccionamos, lo que decimos, las actitudes que tenemos, y las emociones que exhibimos. La manera en que modelamos la vida cristiana ante nuestros hijos tendrá una gran influencia en cómo ellos deciden vivir su vida. Los hijos aprenden de lo que hacemos, no de lo que decimos.

Disciplina: Todos necesitamos términos, límites, y pautas. La disciplina ofrece cercos en la vida. La disciplina tiene que ver con dar instrucción sobre el buen comportamiento, no sólo sobre el mal comportamiento. Es necesario que la disciplina sea justa, a tiempo, consistente, y con el acuerdo entre los dos padres. Todos los hijos tienen una personalidad diferente. Quizás sea necesario que usemos diferentes clases de disciplina para cada hijo.

Consistencia: No sólo es necesario que seamos consistentes con nuestra disciplina, es necesario que seamos consistentes con nuestro amor el uno para el otro (esposo y esposa) y para nuestros hijos. Si somos consistentes, somos predecibles. Nuestros hijos sabrán cómo nos comportaremos y cómo reaccionaremos a ciertos comportamientos (buenos y malos). El comportamiento irracional, emocionalmente fuera de control, y sorprendente de parte de los padres fomenta la disfunción no sólo en la vida del hijo, sino también de la familia.

El padre: En un estudio de 994 parejas con hijos, los investigadores encontraron que los hijos que pasan más tiempo con sus padres tienen menos problemas de comportamiento. En otro estudio de 14.700 muchachas adolescentes, los investigadores encontraron que entre más cercana es la relación de la muchacha con su padre, más probable es que ella posponga la actividad sexual y menos probable que use drogas y alcohol (Elias 1998).6

El atareado pastor con frecuencia es el padre ausente. Es de importancia crítica que el padre (pastor, misionero, o evangelista) participe en la vida de su hijo o hija. Esto incluye disciplina, dirección espiritual, y actividades educacionales, deportivas, y de recreo.

Alguien preguntó: "¿Cómo se escribe amor a un niño?"

La respuesta: "Tiempo."

Su matrimonio y su familia son un ejemplo para las personas a quienes usted sirve. Una de las cosas más grandes que usted puede hacer como ministro es demostrar cómo funciona una familia saludable y cómo esta respeta a todos sus miembros. Usted no es perfecto; su matrimonio no es perfecto; sus hijos no son perfectos. Sin embargo, cuando su familia tiene para usted una prioridad mayor que la de su ministerio, usted demuestra a los que sirve la importancia de la vida familiar.

"Familia", en las palabras de un científico social, "es la más profunda de todas las influencias que determinan quiénes somos y lo que hacemos." Él explica: "Las familias en las que nacemos y en las que vivimos como adultos nos forman desde el nacimiento hasta la muerte. Son la causa inmediata de nuestros mejores y peores momentos. Ninguna otra asociación nos une el uno al otro como lo hace la familia, y ninguna tiene más influencia."7 Si esto es cierto, su matrimonio y su familia tienen una increíble influencia, no sólo en usted, sino en aquellos a quienes usted sirve.

La gente de su iglesia busca desesperadamente un buen ejemplo para su propio matrimonio y familia. Permanecer saludable (o hacerse saludable) en esta área de su vida rendirá ricos dividendos a todos los participantes.


Wayde Goodall Rosalyn Goodall Wayde I. Goodall, D.Min., es pastor principal de First Assembly of God, Winston-Salem, North Carolina. Rosalyn ha servido en el ministerio junto con su esposo por más de 25 años.