Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Periodico de enriquecimiento
Principal Número de actualidad Archivos Suscribir Personal Contáctenos Tienda  

Recursos de Enriquecimiento

  Artículos para ministros

Recursos para habilitar

  Artículos para los líderes laicos


Haga su pedido del CD Paraclete
Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.


Good News Filing System
CD [Disco Compacto] de Advance/Pulpit
Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.


Haga aquí su pedido de los números atrasados

En inglés solamente.



 
 

Tabla de Contenido

El papel del pastor en el ministerio a los hombres

(Un llamado al pastor a ser padre y mentor)

Por David A. Garcia

Sidebar: Un pacto para ser mentor

En Génesis 14 se registra una guerra en la que cinco reyes y sus ejércitos fueron derrotados por otros cuatro reyes. En el proceso, Lot, el sobrino de Abram, fue tomado prisionero por los cuatro reyes victoriosos (Génesis 14:8-12). Cuando Abram lo supo, hubo un milagro. Con solamente 318 hombres él atacó a los ejércitos combinados de los cuatro reyes y los venció por completo en una victoria unilateral. ¿Cómo sucedió esto? El secreto de Abram no sólo era ser un hombre santo, sino que él también “armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan*" (versículo 14). Note tres cosas de estos hombres: Fueron hijos (“nacidos en su casa”); estaban preparados (“criados”); sabían pelear (los “armó”).

Los hombres santos son el eslabón perdido para el avivamiento duradero. Antes de poder tener un ministerio para hombres eficaz, es necesario tener hombres eficaces. Si el hombre es la cabeza del hogar (1 Corintios 11:3), transforme al hombre, y transformará a la familia. Transforme a la familia, y transformará a la iglesia. Transforme a la iglesia, y transformará a la nación. Como Abram, podemos levantar un ejército de hombres santos y vencer al enemigo.

Antes de implementar un eficaz ministerio para hombres, es necesario tener hombres eficaces, santos. Consideremos estos tres factores críticos. .

La disfunción en el ministerio para hombres (hombres sin padre)

La sociedad americana en su totalidad se está volviendo más y más disfuncional. El método secular se concentra en la falsa presuposición de que las personas son víctimas de la sociedad y trata de atribuir la mayoría de los problemas a otros factores como el abuso, la enfermedad, el ambiente, o la falta de preparación. Sin embargo, es necesario que los hombres tomen la responsabilidad por su propio comportamiento y su destino. Un buen ministerio para hombres reconoce tres cosas:

Patrones

  • 66 por ciento de los suicidios entre los jóvenes son en los hogares sin padre (U.S.D.H.H.S., Oficina del Censo).
  • 90 por ciento de todos los niños sin hogar y fugitivos son de hogares sin padre (U.S.D.H.H.S., Oficina del Censo).
  • 85 por ciento de todos los niños que exhiben desórdenes de comportamiento vienen de hogares sin padre (Centro para el Control de Enfermedades).
  • 80 por ciento de los violadores motivados por la ira mal dirigida vienen de hogares sin padre (Criminal Justice and Behavior [La Justicia Criminal y el Comportamiento], Vol. 14, p. 403-26, 1978).
  • 71 por ciento de todos los que dejan la escuela secundaria antes de graduarse vienen de hogares sin padre (Informe sobre el Estado de las Escuelas Secundarias por la Asociación Nacional de Directores).
  • 75 por ciento de todos los pacientes adolescentes en los centros de abuso de substancias vienen de hogares sin padre (Arco Irises para Todos los Hijos de Dios).
  • 70 por ciento de todos los menores de edad que están en las instituciones operadas por los estados vienen de hogares sin padre (Dept. de Justicia de E.U., Informe Especial, sept. 1998).
  • 85 por ciento de todos los jóvenes encarcelados se criaron en un hogar sin padre (poblaciones encarceladas de Fulton Co. en Georgia; Dept. de Correcciones de Texas, 1992).

Un buen ministerio para hombres debe transformar a los hombres para que pasen de la apatía a la participación. El pastor debe inculcar los siguientes principios en el corazón de sus hombres.

Principios

  1. La cabeza o líder de la casa es el hombre. Si la cabeza es disfuncional, el resto de la familia será disfuncional (1 Corintios 11:3).

  2. Ser masculino es ser como Cristo.

  3. “Pertenecer al sexo masculino es asunto de nacimiento; ser hombre es asunto de escoger” (Edwin Louis Cole).

  4. “Enseñamos lo que sabemos pero reproducimos lo que somos” (John Maxwell).

  5. Sólo se puede tener santidad y avivamiento en la iglesia según sea la relación entre padres e hijos (Malaquías 4:6).

  6. Acrecentamos al máximo nuestra masculinidad cuando imitamos a Cristo.

  7. Para poder tener relaciones positivas, el hombre debe permitir que la Palabra de Dios lo libre de su pasado y determine su futuro.

Desarrollar hombres santos debe ser una de las prioridades principales del pastor. Sin embargo, el hombre promedio que ocupa los bancos de nuestras iglesias semana tras semana está plagado de problemas.

Problemas

El ministerio para hombres que da resultados debe atacar y vencer las siguientes trampas en la vida de los hombres:

  1. Cuentas. El crédito es la nueva esclavitud. Más y más cristianos están declarando bancarota. La libertad económica es una necesidad primordial.

  2. Adicciones. La pornografía es la segunda esclavitud en la iglesia. La lujuria se ha convertido en una fortaleza en la mayoría de los hombres.

  3. Autoridad. La rebelión y un espíritu rebelde controlan a muchos hombres. Si el hombre no se somete a Dios, segará rebelión y contienda en su hogar.

  4. Ira. El dolor del pasado y del conflicto no resuelto aprisiona a muchos hombres.

  5. Arrogancia. El orgullo evita que los hombres busquen ayuda.

  6. Ausencia. Muchos hombres claudican del liderazgo en el hogar a la esposa, causando la disfunción de la familia.

  7. Abandono. Muchos hombres optan por huir de sus responsabilidades o son abandonados por su esposa.

La iglesia debe levantarse para atacar este cáncer creciente. Los pastores deben hacer el propósito de transformar a sus hombres y luego utilizarlos en el ministerio.

Lo que exigen los ministerios para hombres (ser padre a los hombres)

Hay tres ingredientes clave que los pastores deben considerar para tener un ministerio para hombres que transforme vidas.

Actitud

Es necesario que los pastores vean a sus hombres como un padre ve a un hijo. “Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. Por tanto, os ruego que me imitéis” (1 Corintios 4:15,16). Aunque usted no se haya ganado a ningún hombre para Cristo, sí lo puede adoptar como un hijo espiritual. Si nos vemos como líderes de hombres, entonces cualquier transformación que reciban de nuestro ministerio se escurrirá hasta llegar a su esposa y a sus hijos. Debemos recordar: No le toca al pastor disciplinar a los hijos de un hombre; ese hombre es el responsable (Deuteronomio 6:1-7).

La mayoría de la gente de la iglesia busca a la iglesia para que ésta alimente, discipule, y transforme a sus niños y jóvenes. El pastor de los niños y el pastor de los jóvenes se convierten en padrastros mientras que los padres permanecen ausentes. Este principio es urgente para el éxito de cualquier ministerio para hombres. Hasta las familias sin padre pueden ser adoptadas por otros padres.

Método

Muchas iglesias se orientan a las reuniones; dan énfasis al culto como el medio principal de preparar y hacer discípulos. En estos cultos hay poca interacción, no hay ninguna pregunta, ni ninguna responsabilidad. Como pastor, usted querrá incluir a mentores, que es algo más personal, más interactivo, y que conduce más a hacer discípulos.

Cuando el pastor es mentor de un grupo pequeño de hombres, funciona como facilitador, entrenador, y mentor. Hay discusión y responsabilidad. Por el presente soy mentor de 10 hombres jóvenes solteros todos los jueves por la mañana y de 20 hombres casados los miércoles por la mañana. Usamos el currículo de Edwin Louis Cole titulado Especialización en Hombres**. Si un hombre arde por Dios, será llamado al ministerio. Todo hombre necesita arder para Dios y ser llamado a ministrar a su familia y a su iglesia. Aun los institutos bíblicos, si no tenemos cuidado, pueden producir hombres educados y preparados, pero no hijos.

Responsabilidad

La gente hace lo que se inspecciona, no lo que se espera. Se nos enseña: “Examinadlo todo” (1 Tesalonicenses 5:21) y: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados” (Santiago 5:16). El ministerio para los hombres debe tener un sistema para exigir responsabilidad amorosa, personal sin dictadura ni control. Las relaciones sanas necesitan de responsabilidad. En un día de más tentaciones, es necesario que nos cuidemos unos a otros. ¿Cuáles son algunos de los ingredientes clave para un buen ministerio para hombres?

Las dinámicas de ser mentor de hombres (avanzar a los hombres)

Aunque los ministerios para hombres quizás varíen de iglesia a iglesia, las siguientes 10 áreas deben ser parte de cualquier ministerio para hombres dinámico.

1. Comunicación. La visión para la iglesia y los ministerios para hombres se origina en el pastor y luego se comunica cuidadosamente a los hombres. La visión debe incluir la relación del hombre con Dios, su familia, sus autoridades, otros hombres en la iglesia, y el ministerio. Es esencial que la visión y el propósito se escriban en palabras simples. Sin el liderazgo y la dirección del pastor, no puede haber ningún ministerio eficaz.

2. Coordinación. Esta es la estructura y el diagrama del ministerio para hombres.

3. Conexión.Aquí es donde los hombres aprenden y son animados a relacionarse unos con otros. El pastor fomenta las relaciones entre el pastor y el hombre por medio del contacto personal. En cualquier iglesia, el pastor debe desarrollar un grupo central de hombres con los que pueda pasar tiempo regular. Nosotros llamamos a los hombres con quienes me reúno cada semana “G-Man Groups [Grupos de Hombres S]” (Grupos de Hombres Santos). Asignamos tarea, tenemos discusiones profundas, y forjamos relaciones. Yo soy el facilitador y el currículo de Edwin Cole es el instructor. Nuestro propósito es transformar la vida de los hombres.

Después de 9 a 12 meses, se anima a cada uno a formar su propio grupo pequeño de hombres con el que se reúne una vez por semana al mismo tiempo que sigue reuniéndose con el grupo del pastor. Además, cada uno debe apartar tiempo para reunirse personalmente conmigo dos veces al mes cuando yo me dirijo a su vida y hablamos de sus propósitos, su familia, su ministerio, y sus sueños.

4. Pacto. Cada hombre firma un pacto comprometiéndose a asistir a por lo menos dos cultos
por semana. Además, no se ofenderá al ser corregido por el pastor (sin que éste sea dictador). (Vea la barra lateral “Pacto del Mentor”.)

5. Cooperación. Cada hombre también se compromete a demostrar una actitud de servicio y cooperación hacia el pastor y los otros hombres.

6. Confesión. Dentro de los Grupos de Hombres S, practicamos la responsabilidad entre cada hombre y su pastor y entre ellos. Debemos seguir la verdad en amor (Efesios 4:15), confesar nuestras ofensas unos a otros (Santiago 5:16), y colaborar para el gozo de otros y no controlar (2 Corintios 1:24).

7. Confianza. Todos los hombres hacen un pacto de no compartir con nadie lo que otro ha revelado. La integridad es crucial y crítica.

8. Consejo. Los hombres se sienten alentados porque hay seguridad en la multitud de consejeros (Proverbios 11:14).

9. Compasión. Cada uno es exhortado a filtrar sus palabras y su comportamiento a través del amor de Cristo. Esto se aplica a su relación con su familia, otros hombres, y su trabajo. Se le exhorta a que ministre a los demás y que se involucre en las misiones como parte de la compasión.

10. Compañerismo. Nuestro propósito es establecer hombres santos como las principales amistades en la vida de cada hombre. Es esencial que los líderes laicos y los hombres como grupo no levanten barreras sociales. Los hombres deben ser transparentes con su pastor y con los demás hombres. Los hombres fueron creados para tener relaciones y para el ministerio. Edifiquémonos unos a otros para la gloria de Dios.


David García es pastor principal de Brooksville Assembly of God, Brooksville, Florida.

*La información es de: www.custodyequality.org/sys-tmpl/faqaboutus/

**Para más información sobre el currículo Majoring in Men [Especilización en Hombres], póngase en contacto con Christian Men´s Newtork [Red de Hombres Cristianos], 817-416-2898 o en el sitio www.edcole.org.

Top of the Page |

Top of Page |