Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Periodico de enriquecimiento
Principal Número de actualidad Archivos Suscribir Personal Contáctenos Tienda  

Recursos de Enriquecimiento

  Artículos para ministros

Recursos para habilitar

  Artículos para los líderes laicos


Haga su pedido del CD Paraclete
Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.


Good News Filing System
CD [Disco Compacto] de Advance/Pulpit
Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.


Haga aquí su pedido de los números atrasados

En inglés solamente.



 
 

Return to Table of Contents

La adoración en la iglesia

Rebosa mi corazón palabra buena -- el libro de oraciones comunes

Por Steve Phifer

"Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero" (Salmo 45:1).

"Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero" (Salmo 45:1).

En enero de 2002, parado solo en una pequeña capilla de una iglesia grande, un adorador cuidadosamente puso sus Biblia de piel granate en la mesa de Comunión. Abrió un libro del mismo color y empezó a orar en voz alta.

"Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo" (Filipenses 1:2).

"Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos" (Salmo 122:1).

"Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío" (Salmo 19:14).

"Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; Me conducirán a tu santo monte, Y a tus moradas" (Salmo 43:3).

"Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra" (Habacuc 2:20).

Él se detuvo, dejando que el silencio examinara su alma, y después siguió.

"Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren" (Juan 4:23).

"Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados" (Isaías 57:15).

Mientras el adorador seguía orando del pequeño libro de piel, se arrepintió de sus pecados y recibió el perdón de Dios. Recogiendo su Biblia, leyó como oración de los Salmos y el Antiguo y Nuevo Testamentos. Después, con palabras antiguas del otro libro pequeño, derramó su alabanza y adoración al Señor, ensayando la revelación de quien Dios es. Luego repitió el Credo de los Apóstoles y el Padre Nuestro. Bajó el pequeño libro de piel. Con una lista de peticiones, intercedió por su familia, amigos, iglesia, y país con oraciones improvisadas según dirigía el Espíritu. Sus oraciones empezaron a sonar raras para el oído humano, pero claras para los ángeles mientras una lengua celestial de oración empezó a fluir de su corazón. La presencia del Señor llenó la pequeña capilla. Después de un tiempo, cogió de nuevo el libro pequeño y concluyó su tiempo de oración con oraciones cuidadosamente expresadas por su país, su iglesia, y por los perdidos del mundo. Finalmente, él oró esta bendición.

"Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén" (Efesios 3:20,21).

La capilla pequeña estaba en Suncoast Cathedral en St. Petersburg, Florida. Yo era el adorador y el pequeño libro de piel era The Book of Common Prayer (El libro de oraciones comunes).1 Después de tres décadas en el ministerio público yo era experto en la adoración pública, pero luchaba en secreto y con vergüenza con la adoración personal. Nunca entendía como ministrar al Señor en un lugar secreto. Yo faltaba lo que yo mismo proveía a los que yo dirigía en alabanza pública - un servicio . Por medio de la guía del Espíritu Santo y mis estudios doctorales, yo descubrí The Book of Common Prayer.2

¿DEBE UN PREDICADOR PENTECOSTAL USAR UN LIBRO DE ORACIÓN?

¿Es una espiritualidad de segunda clase? ¿No dejábamos "nosotros" estas cosa en el pasado? ¿No son estos los más viejos de los viejos odres? ¿Serán acompañados los métodos antiguos por un movimiento del Espíritu cuando estos métodos sean usados hoy día? Todas estas son buenas preguntas. Eran mis preguntas al buscar dónde el Espíritu me estaba guiando. Antes de tratar con The Book of Common Prayer , necesitamos entender las oraciones escritas o fijas.

LAS ORACIONES FIJAS SON BÍBLICAS

La Biblia está repleta de oraciones fijas, incluyendo el libro de los Salmos. Las Epístolas contienen varios ejemplos de confesiones y himnos3 que se cree que eran muy conocidos para los lectores. Es probable, en adición a las oraciones improvisadas y oraciones ofrecidas en una lengua celestial, que los discípulos hayan orado oraciones fijas. En Hechos 3, Pedro y Juan estaban yendo al templo a la hora establecida para la oración. En Hechos 13, la Biblia dice que "Ministrando éstos al Señor, y ayunando." La palabra usada aquí es leitourgeo que significa "realizar un servicio,"4 y en el contexto, un servicio religioso. La misma palabra estaba usada otra vez en Hebreos 10:11 al referirse a las funciones de los sacerdotes en el templo.5 En otras palabras, estos sacerdotes nuevotestamentarios, llenos del Espíritu, santos, y reales estaban ministrando al Señor de la misma manera que los sacerdotes del Antiguo Testamento. Ciertamente usaban oraciones fijas así también como oraciones improvisadas y oraciones en otras lenguas. Quizás esta era la idea de Pablo cuando dijo a los efesios que oraran con "toda oración y súplica" (Efesios 6:18). Es interesante notar que Jesús, cuando los discípulos le pidieron una lección de cómo orar, les dio una oración.

LAS ORACIONES FIJAS SON HISTÓRICAS

Para los años 100-150 d.C. el Didache , un documento de la Iglesia Primitiva, recomendaba que el Padre Nuestro sea orado tres veces al día.6 Aunque los documentos históricos no tienen la misma autoridad que la Escritura, es claro que la oración que el Señor dio era usada como una oración fija.

¿PUEDE SER "PENTECOSTAL" RECITAR UNA ORACIÓN? SÍ.

Si pentecostal significa ser guiado y apoderado por el Espíritu Santo. Algunos creen que la iglesia de los primeros siglos era una iglesia pentecostal. La erudición actual está revelando la historia escondida de las señales y prodigios, dones del Espíritu, milagros, y curaciones en la Iglesia Primitiva. Los líderes del periodo patrístico - el tiempo de los fundadores de la Iglesia - tienen mucho que decirnos hoy. El Espíritu Santo los usaba para disciplinar a los creyentes en un mundo hostil, pagano, y relativo. Clarificaron el canon de Escritura, la doctrina de la trinidad, y la naturaleza doble de Cristo. ¿Cómo hacían discípulos estos pastores en un ambiente hostil? Uno de sus métodos era la oración diaria, completamente apostólica - oraciones fijas, oraciones improvisadas, y oraciones en el Espíritu.7

LAS ORACIONES FIJAS SON CONTEMPORÁNEAS.

Tenemos oraciones fijas en nuestros servicios. Nos discutimos sobre la preferencia de usar las viejas o las nuevas. Pero nadie dice que son una espiritualidad de segunda clase, ni demasiadas "católicas," ni dudan si deben formar parte de nuestra liturgía.8 ¿Por qué? Porque estas oraciones fijas se llaman canciones. La única diferencia entre el recitar una antigua expresión de adoración9 y cantar "Cuán grande es Él" es la música.

EL LIBRO DE LAS ORACIONES COMUNES

También estamos en deuda con los padres de la Reformación. Estaban apoderados por el Espíritu Santo a expulsar la jerarquía de Roma, dedicarse a la pureza de la Escritura, y reestablecer la adoración apostólica. Tomaron muchos caminos diferentes para llegar a estas metas. El camino que ha afectado más el movimiento pentecostal es la Reformación inglesa. Podemos agradecer la Reformación, sus vástagos, y sus cabecillas por la Biblia King James, el movimiento de la escuela dominical, las misiones modernas, el movimiento del reavivamiento, el movimiento de Santidad, evangelismo a las masas, y aun el pentecostalismo moderno. Antes de estos desarrollos, Tómas Cranmer, el Arzobispo de Canterbury (1489-1556), supervisó la traducción de la primera Biblia Inglesa y recopiló The Book of Common Prayer . Estos dos libros llegaron a ser la fundación de la Reformación Inglesa.10

LOS PENTECOSTALES EN LA HISTORIA

Los líderes contemporáneos deben recurrir a la iglesia del Nuevo Testamento para encontrar las respuestas de los desafíos de hoy. En los primeros siglos del cristianismo, los líderes llenos del Espíritu se enfrentaban con los mismo problemas que nosotros hoy: hostilidad, relativismo, y culturas paganas fuera de la iglesia; errores doctrinales, predicadores falsos, orgullo, poder, y perversidad dentro de la iglesia. Mil años después, los líderes de la Reformación Protestante también buscaban reestablecer el cristianismo del Nuevo Testamento al buscar la sabiduría y métodos de los pentecostales originales. Uno de los principios de un reformador del siglo 16 era Semper Reformanda (siempre reformando). En pocas palabras, para mantener las doctrinas y adoración puras, la iglesia tenía que vivir y trabajar en una reformación constante, eliminando las influencias del hombre y reafirmando el liderazgo del Espíritu Santo por medio de la Palabra de Dios. Semper Reformanda debe ser el corazón de los pentecostales de los siglos 20 y 21.

Hoy tenemos la plenitud de la oración apostólica: escrita, improvisada, y en lenguas. Como los salmistas, los sacerdotes del Antiguo Testamento, los apóstoles, los fundadores de la iglesia, y los héroes de la Reformación, "Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto."

Earl Creps

Steve Phifer, worship arts pastor, Word of Life International Church, Springfield, Virginia.

Notas

  1. "Comunes" aquí significa, "tener en común," no ordinario ni basto. Estas oraciones son para toda la iglesia.
  2. Ha habido varias revisiones de The Book of Common Prayer a través de los años. Yo he escogido usar la de 1979.
  3. Romanos 11:33-36; Filipenses 2:6-11; 1 Timoteo 3:16; 2 Timoteo 2:11-13; Hebreos 10:37,38; Judas 24,25.
  4. William Arndt, Walter Bauer, y Frederick W. Danker, A Greek-English Lexicon of the New Testament and Other Early Christian Literature, 3rd ed. (Chicago: University of Chicago Press, 2002).
  5. Vea la definición (c) del servicio oficial de los sacerdotes y levitas bajo la Ley, Hebreos 10:11 (en la Septuaginta, e.g., Éxodo 29:30; Números 16:9). W. E. Vine, Vine 's Expository Dictionary of Biblical Words (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1985).
  6. El Didache contiene el Padre Nuestro de Mateo, con una doxología breve y instrucciones de orarlo tres veces al día. Schaff, History of the Christian Church (Biblesoft: Electronic Database, 1999), capítulo 8, 188.
  7. Ídem., 53. "Los varios diferentes partes de adoración: Oraban frecuentemente del corazón, cuando eran tocados por el Espíritu, según las necesidades y circunstancias especiales...Al mismo tiempo el uso frecuente de los salmos y formas cortas de devoción, como el Padre Nuestro, pueden ser inferidos."
  8. "Liturgia" se refiere al parte del servicio donde la gente participa por lo que dicen y hacen. Literalmente significa "la obra de la gente."
  9. Ejemplos: "¡Cristo ha muerto! ¡Cristo ha resucitado! ¡Cristo volverá!" "Que la paz de nuestro Señor sea con vosotros. Y también con vosotros." "Gloria sea al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora es, y siempre será."
  10. David Garrett, Thomas Cranmer and the Book of Common Prayer. http://www.stpeter.org/cranmer.html.