Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

Cómo ir de la suma a la multiplicación

Por Tommy Barnett

Hace poco celebré cincuenta y dos años de predicar el evangelio. He sentido un respeto reverencial por lo que he visto a Dios hacer en esos años. Pero un hecho asombroso es éste: en los últimos cuatro años he visto más personas salvadas; Dios ha suplido más fondos; y yo he sido testigo de más señales, maravillas y milagros que en los cuarenta años anteriores. Atribuyo eso al factor de la multiplicación de Dios.

La iglesia primitiva comenzó con la suma. Pero en el libro de Hechos tuvo lugar una transición. La iglesia fue de la suma a la multiplicación. La iglesia primitiva tuvo un crecimiento explosivo. Creo que el crecimiento explosivo es la voluntad de Dios para su iglesia hoy.

Como cualquier matemática que se estudia en la escuela, la matemática de Dios radica en sus axiomas.

Axioma 1: Comience con uno

Cuando las personas asisten a nuestra Escuela de Pastores en la Primera Asamblea y ven nuestros 230 ministerios en operación, a veces quedan sobrecogidas. Ellas piensan: no puedo hacer eso. No tengo el cómo hacerlo ni el dinero. No soy una persona motivadora.

Mi respuesta: “Escoja una cosa.” Uno es el número más simple. En Davenport, Iowa, ese número simple decidió el ministerio de autobuses, y me volví una autoridad. Aprendí, viajé, escuché a todos los oradores, me convertí en el hombre del autobús.

En la actualidad, entiendo la angustia de un pastor que lucha. He pasado por eso. Sé a lo que está enfrentándose, y conozco los problemas que afronta. Aunque en la actualidad el ministerio de autobuses no es gran parte de nuestra iglesia como lo fue hace años, era la chispa que mantuvo las cosas funcionando.

Uno es también el número de personas que Dios necesita para comenzar un ministerio. Al principio, el pastor tiene que tomar la dirección de la iglesia. Más tarde Dios levantará a otros miembros de la congregación para que comiencen más ministerios junto a él. Pero si el pastor no toma la dirección, otros no aprenderán a comenzar el proceso de multiplicación.

Cuando estábamos estableciendo las reuniones de grupos en el hogar, tomé la dirección al escribir el programa de estudios, y luego enseñarlo. En la actualidad, los miembros de la congregación hacen prácticamente todo en mi iglesia. He estado aquí veintiséis años, y tengo el más leal y dedicado personal. Y ahora invierto mi tiempo en proyectos tales como el Dream Center en Los Ángeles, California. Las personas que observan la Primera Asamblea creen que debo de tener grandes responsabilidades aquí. No pueden entender cómo encuentro tiempo para atender otra cosa. Pero es más fácil para mí pastorear hoy que en los primeros años. ¿Por qué? Porque aprendí a comenzar con la suma y dejé que Dios la convirtiera en multiplicación. Los estudiantes aprenden a sumar antes de que comiencen a memorizar las tablas de multiplicación. Lo mismo puede decirse en el ministerio.

Axioma 2: La suma de Dios es suma diaria

Un pastor no tiene una iglesia neotestamentaria a menos que esté añadiendo personas a la iglesia cada día. Me he comprometido a hacer lo que sea necesario para servir a Dios en el crecimiento diario. No distingo el crecimiento basándome en los tipos de personas que vienen a nuestra iglesia.
Cuando estaba en Davenport, Iowa, fui muy criticado al principio. La gente decía de nuestro ministerio de autobuses: “Bueno, es sólo un puñado de muchachos.” Decían que estábamos fomentando un evangelismo superficial, y que era sólo un juego de números. Pero yo veía que Dios estaba salvando a las personas y añadiéndolas a su iglesia.

Cuando usted está asociado con Dios para añadir personas a su iglesia, no fundamenta su ministerio en el dinero o en ningún otro factor tangible. Muchas personas comenzaron un ministerio de autobús, y luego lo abandonaron cuando subieron los precios de la gasolina. Cuando llegué a Phoenix, Arizona, los precios de la gasolina no tenían precedentes. Pero cuando Dios habló a mi corazón acerca de la necesidad de ganar a los niños y a las familias de los barrios céntricos, compramos autobuses y comenzamos a traerlos. No seguimos nuestro ministerio del autobús porque era barato, sino porque estábamos ganando personas para Cristo. El ministerio del autobús fracasará si la iglesia simplemente lo ve como transporte. Entre en él como evangelismo; valore a las personas, y espere que Dios añada personas a su iglesia.

Cuando usted comprende que Dios añade personas a su iglesia, usted no se siente impulsado a dirigir cada sermón a los perdidos con la esperanza de atraerlos. Rara vez predico un mensaje dirigido a los inconversos. Mi sermón es por lo general para los creyentes, pero siempre hago una invitación a los perdidos.

No se puede edificar una gran iglesia sólo predicando el fuego y el azufre del infierno. Hay que edificar a las personas. Si cultivo buenos árboles frutales al hablar de la vida a nuestros creyentes, ellos serán testigos durante la semana. Traerán a las personas heridas a la iglesia. Si se predica solamente a los perdidos en cada culto, se pierde la congregación.

Axioma 3: Ir a la multiplicaciÓn significa captar la atenciÓn de Dios

Cuando he buscado formas de multiplicar nuestra eficiencia, he orado: Señor, ¿cómo puedo captar tu atención? Si puedo captar tu atención, obtendré tu bendición.

Cuando estudie la Biblia, pregúntese cómo los personajes bíblicos captaron la atención de Dios. Cuando un pajarillo cae a tierra, tiene la atención de Dios (Mateo 10:29). Cuando una viuda dio abnegadamente, ella recibió la atención de Dios (Marcos 12:41–44). Cuando un bebito llora, tiene la atención de Dios. Aun el cuervo — el más parásito y sucio de los pájaros — tiene la atención de Dios.

Se me ocurrió que si pudiera llevar a las personas sufridas de esta ciudad a mi iglesia, tendría la atención de Dios. Aprendí que, si me ocupo de lo que Dios dice que es una necesidad, Dios se ocupará de mi necesidad. El dinero seguirá al ministerio. No se consigue el dinero y luego se realiza el ministerio. Se realiza el ministerio, y Dios envía el dinero.

Axioma 4: Satisfaga las necesidades, sane las heridas, y experimente el crecimiento

Cuando yo manejaba a través de Phoenix durante mis primeros años, Dios comenzó a hablar a mi corazón. Observé que nadie estaba evangelizando los barrios céntricos. He edificado mi iglesia sobre el buscar una necesidad y satisfacerla, buscar una herida y sanarla. Así que comencé otra vez el trabajo con los autobuses. Compramos cuatro, después teníamos diez, luego cuarenta, y el número siguió creciendo.

Cuando la gente viene a la Primera Asamblea, presentamos el evangelio. Pero la gente viene con estómagos hambrientos y con almas hambrientas. Tenemos cuatro autobuses pintados de negro. Cada semana usamos esos autobuses para recoger de 250 a 300 personas que de otro modo no asistirían a la iglesia. Ellas llegan temprano porque les damos alimentos. Entonces asisten a la iglesia esa noche.

Hace poco, en un Día de Acción de Gracias, repartimos tres mil pavos congelados. La iglesia no los compró; los miembros de la iglesia los donaron. Aquella mañana, más de dos mil personas fueron al altar para aceptar a Cristo. Enviamos otros mil pavos al Dream Center de Los Ángeles, donde repartieron dos mil pavos.

También usamos nuestros autobuses para llevar a diez mil niños a nuestra actividad evangelística anual de Navidad del domingo por la mañana. Cada niño recibe un regalo provisto por la gente de nuestra iglesia. Para satisfacer las necesidades y sanar las heridas en una comunidad, todos en la iglesia tienen que participar.

Un hombre de nuestra iglesia donó 20.000 bicicletas nuevas para darlas a los niños. Una señora busca buenos precios todo el año y compra regalos de veinte dólares. Ella los guarda en su garaje hasta nuestra actividad evangelística de Navidad. Otro hombre es propietario de una cadena de instalaciones de ejercicios llamada Pure Fitness. Él anunció que las personas que llevaran alimentos enlatados a Pure Fitness podían obtener una sesión de ejercicios gratuita. Ha recogido 150.000 latas de alimentos para darlas a las personas necesitadas.

Durante nuestra actividad evangelística de Navidad del domingo por la mañana, la iglesia da a cada niño una bicicleta nueva, y los padres reciben una gran bolsa de alimentos. El primer culto por lo general se llena de miembros de la iglesia. En nuestro segundo culto, pudiéramos tener la asistencia de unos cuatro mil inmigrantes ilegales. En este culto predico por medio de un intérprete. El campo misionero ha venido a los Estados Unidos. Millares de personas oyen el evangelio y aceptan a Cristo porque vivimos conforme al principio: busque una necesidad y satisfágala; halle una herida y sánela.

Este no es sólo un principio que practicamos el Día de Acción de Gracias, en Navidad o en Semana Santa. Es un principio por el que vivimos todo el año.

Axioma 5: Su servicio es un motor de multiplicaciÓn

Satisfacer necesidades significa adaptarse a las nuevas necesidades. Esto es cierto sobre todo en las dinámicas espirituales cambiantes respecto a lo que la gente recibirá en un culto de la iglesia. Pudiera fácilmente decir que el tipo de música y ministerio al que estoy acostumbrado y el que ha avivado años de crecimiento en nuestra iglesia tiene que seguir siendo la norma. Si dieron tan buen resultado entonces, ¿no debieran seguir siendo eficaces hoy? Pero la gente cambia, y cambian también sus necesidades.

Fui lento para cambiar, pero comprendí la insensatez de mi manera de pensar cuando fui a Los Ángeles. Cuando vi a Dios moverse de modo espectacular en el Dream Center, comprendí que Él quiere moverse de igual modo en Phoenix. Si queremos ganar a la generación más joven, tenemos que usar los instrumentos más recientes que Dios nos ha dado.

Nuestra música y nuestra iglesia son ahora pertinentes a nuestra edad. En nuestro primer culto, 250 estudiantes de Master's Commission presentan la música, y eso es más que música en el Tabernáculo de Brooklyn. El segundo culto presenta al coro de nuestra iglesia y tiene música moderna mezclada con canciones más antiguas.

La energía no desaparece después del culto dominical. La asistencia a nuestro culto del domingo por la noche es ahora más grande que la asistencia a nuestro culto del domingo por la mañana. Hemos tenido un gran culto un domingo por la noche, y la comunidad está tomando nota. La revista Phoenix, una de las que más se distribuyen en la ciudad, imprimió un artículo en la primera página intitulado: “Phoenix después del anochecer.” Se mencionaban veinte puntos principales de Phoenix después del anochecer. Entre los clubes nocturnos y otros lugares principales incluyeron una foto de nuestra iglesia y describieron nuestra adoración. Escribieron acerca de lo que está ocurriendo cada domingo por la noche.
Las multitudes vienen porque las invitamos. Los domingos por la tarde a las cuatro y media, nos reunimos en el estacionamiento. Cargamos nuestros autobuses para salir a las calles a fin de buscar a las personas necesitadas. Nuestros hermanos reparten folletos, y dicen: “Venga esta noche a la iglesia. Está sucediendo esto.” Siempre tenemos algo planeado que entusiasma a las personas. Les decimos: “Volvemos para recogerlos en una hora.”

Cada autobús vuelve lleno a la iglesia. Llevamos los autobuses por todo el pueblo. Una multitud atrae a una multitud. Los creyentes no se sienten amenazados ni sobrecogidos por las grandes multitudes de personas heridas que vienen porque sienten amor por los necesitados. Cuando hago el llamado al altar los domingos por la noche, pudiéramos tener de 300 a 400 personas que aceptan a Cristo.

Axioma 6: El Espíritu Santo es el gran multiplicador

Siempre he sido pentecostal. El Espíritu Santo da el poder que trae la multiplicación.

Los domingos por la noche, cuando hago un llamado al altar y la gente pasa al frente para aceptar a Cristo, no me detengo en una invitación para aceptar a Cristo como Salvador. ¿Por qué detenerse allí cuando Dios ofrece mucho más? Presentamos a las personas al poder del Espíritu Santo con el objeto de estimular y transformar su vida.

Le digo a la gente: “Si usted no ha recibido el bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia de hablar en otras lenguas, se está perdiendo algo. Deseo que todo el que quiera recibir el bautismo en el Espíritu Santo pase por esas puertas y se reúna con uno de los hombres de nuestra iglesia. Él le explicará cómo recibir el bautismo y orará por usted.”

Algunos vienen de iglesias nominales, y dicen: “Oímos que su culto del domingo por la noche es para personas que les gustaría ser bautizadas en el Espíritu Santo.”

Cada semana, al menos setenta y cinco personas pasan al frente para recibir el bautismo; noventa y cinco por ciento de ellas lo reciben. El Espíritu Santo constantemente llena a los creyentes. Esa es la manera en que Dios quiso que la iglesia funcionara.

Cada lunes por la mañana voy a la falda de la montaña que está detrás de nuestra iglesia para orar y buscar a Dios. El Espíritu Santo es dado por Dios y es necesario para nuestra vida de oración. Para ser intercesores eficientes, tenemos que hablar en lenguas.

Si su iglesia se ha estancado o no está creciendo, busque la fuente del poder espiritual. Invite al Espíritu Santo a sus cultos, a sus momentos en al altar, a las reuniones de oración y a las clases de escuela dominical. Permita que Él comience a multiplicar su ministerio.

Axioma 7: La multiplicaciÓn de Dios exige una santa insatisfacciÓn

Dios se mueve en las congregaciones de cualquier tamaño. Pero cuando usted observa su iglesia, y dice: “Hemos llegado”, está en camino hacia la muerte espiritual. Si comenzaban a asistir cincuenta mil personas a la Primera Asamblea de Phoenix cada domingo por la mañana, yo seguiría trabajando para traer a más personas.

Usamos nuestro drama de Navidad al aire libre a fin de ganar a las personas para Cristo. Al final de nuestro drama de Navidad, hablo unos cuatro minutos, y luego invito a las personas a hacer la oración del penitente. Damos seguimiento a las decisiones de salvación al pedir que las personas llenen la tarjeta adjunta al programa. Escrito en un ángulo en letras grandes y negras dice: “Hoy he aceptado a Cristo como mi Salvador”.

Si han recibido a Cristo, les digo que marquen la casilla y despeguen la tarjeta. Luego pido a todo el que haya marcado la casilla que vaya a la plataforma con su tarjeta. Los llevamos del santuario a una mesa donde les damos una Biblia que incluye un estudio para nuevos cristianos. Dentro de cuarenta y ocho horas, les damos seguimiento con una llamada telefónica.

No todas esas personas se quedan en la Primera Asamblea de Phoenix. No se trata de eso. Algunos no asistirán a una iglesia grande ni a una iglesia pentecostal. Pero vendrán al drama de Navidad, y otras iglesias traen a sus inconversos porque saben que estamos ganando a las personas para el Señor. El ganar almas es lo más importante de esta iglesia.

Axioma 8: La multiplicaciÓn exige concentrarse en un amplio segmento

Algunos de nuestros ministerios ganan a grupos específicos de personas. Los ministerios pueden ser homogéneos, pero la iglesia tiene que ser heterogénea a fin de alcanzar un segmento más amplio de su comunidad.

Como las comunidades son distintas, cada iglesia tendrá oyentes distintos. Algunas iglesias son más diversas que otras. Si se está predicando a las clases media y alta, hay que estar consciente de las necesidades de los pobres.

Una congregación necesita que se la exhorte a mirar más allá de su cultura. El ministerio debe ser pertinente para determinados grupos, pero lo suficientemente amplio como para incluir a todo el mundo en la comunidad. Dé a las personas de su congregación que tienen medios económicos una buena causa con la cual comprometerse.

La causa de nuestra iglesia es llevar el mensaje de reconciliación y santidad de Dios a las personas necesitadas del mundo. Los creyentes están comprometidos con esa causa. La salvación es para todo el mundo; esa es la belleza del evangelio.

Axioma 9: La multiplicaciÓn siempre significa diversificaciÓn

Antes de que comenzáramos el Dream Center, me dije: tomaré algún dinero del que damos a las misiones y lo usaré para comenzar el Dream Center. Pero Dios me guió a que no tomara ningún dinero de nuestro presupuesto misionero.

Recogemos una ofrenda al año a fin de apoyar el Dream Center. Hicimos eso en nuestra Escuela de Pastores. El año pasado la ofrenda fue de más de $200.000 en efectivo y $3.5 millones en promesas. Al ser obediente al Señor, Dios ha enviado dinero de todo el mundo. Las iglesias de las Asambleas de Dios han ayudado, pero casi todo el dinero viene de iglesias independientes que no tienen programas misioneros. Como resultado, tenemos una propiedad de cincuenta millones de dólares que está libre de deudas, y que pertenece a las Asambleas de Dios, y se usa para servir a los perdidos y a los necesitados.

De los axiomas a la acciÓn

Cuando usted busca el plan de Dios para su iglesia, Dios lo recompensará al indicarle varias formas de experimentar su multiplicación. Es una jornada emocionante; comience hoy. Tome un simple número como el 1. Comience un ministerio más en su comunidad, gane a una otra persona necesitada y busque a otra iglesia con la que pueda asociarse en la actividad evangelística. Uno a uno, usted descubrirá que — con Dios — no hay fin a la vista.

Tommy Barnett, pastor principal de la Primera Asamblea de Phoenix, en Phoenix, Arizona, es fundador de los Dream Centers de Los Ángeles y de Phoenix.

 

 

 

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site

La edición impresa (disponible sólo en inglés) ofrece más que la edición en la red. Subscríbase ya para recibir los beneficios. (1 año - $24; 2 años - $42, añada $10 al año fuera de Estados Unidos.)

O llame gratis al:

1-800-641-4310