Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

La iglesia como corporación

Unos arguyen que la iglesia como corporación crea innecesarios enredos con el gobierno, mientras que otros insisten que es sólo una herramienta para propagar el evangelio mientras se protege a la iglesia de los riesgos de nuestro tiempo.

Por John P. Joseph

Recientemente un pastor me dijo que había pastoreado una iglesia por muchos años y se preguntaba si había procedido de manera correcta. Descubrí que ni él ni la directiva habían incorporado la iglesia al estado. El pastor preguntó: “¿Es necesario que nos incorporemos?”

Este artículo es un recuento de la conversación que tuve con este pastor.

Nuestra conversación tuvo como enfoque la condición legal de una iglesia que no es corporación y los riesgos asociados a esta situación. Conversamos acerca de lo que significa la condición de corporación, con sus ventajas y desventajas, y el trámite para obtener dicha incorporación.

Una asociaciÓn no incorporada

En consideración de que el liderazgo no había formalmente incorporado su iglesia, ésta en esencia era una “asociación no incorporada”. En otras palabras, su iglesia es simplemente un grupo de personas que se reúnen con un propósito común. En su asociación no incorporada, los miembros son personalmente responsables de las acciones que otros miembros ejecutan en el curso de los negocios de la asociación. Esto en sí no implica algo impropio, pero hay desventajas y riesgos si se continúa operando de esta manera.

Desventajas derivadas de la no incorporaciÓn

Tradicionalmente, los estados y los tribunales han publicado una lista de desventajas derivadas de la no incorporación.

Primero, el estado en que se reúnen los miembros no reconoce formalmente la existencia de este grupo de creyentes. Esto puede tener serias repercusiones.

Segundo, los miembros pueden ser personalmente responsables de los compromisos de la iglesia. Esto puede ser muy serio cuando se trata de demandas por abuso sexual, accidentes en el plantel, incumplimiento de contrato, y otros asuntos.

Tercero, la iglesia no puede participar en acuerdos ni contratos. Este puede ser un obstáculo para su esfuerzo de operar como entidad organizada.

Cuatro, la iglesia tendrá dificultad para presentar una demanda en caso de una ofensa contra ella, o se verá indefensa si alguien presenta una demanda contra ella. La imposibilidad de demandar tiene sus desafíos. En el supuesto caso de que la negligencia de uno de los miembros perjudique a los demás, estos últimos pueden quedar sin un recurso legal para hacer frente a tales daños y perjuicios. Esta potencial responsabilidad personal de cada uno de los miembros de las acciones de otros de sus miembros hace de la incorporación algo sensato.

Quinto, la iglesia no puede ser propietaria ni transferir propiedad a su nombre. Aunque no se recomienda, conozco el caso de una iglesia no incorporada que hace unos cuantos años compró propiedad y hoy en el título figura como “iglesia no incorporada”. Aunque en algunos estados los tribunales han eliminado algunas de las desventajas de la condición de no incorporación, la mejor opción para una iglesia es operar como corporación.

¿Qué significa que una iglesia sea incorporada?

¿QuÉ es la incorporaciÓn?

Cuando una iglesia no incorporada se incorpora, significa que ha concluido el trámite mediante el cual el estado la reconoce como una entidad legal formal. El estado enumera la nueva corporación que se forma como una entidad que realiza sus funciones como una corporación sin fin de lucro. Esto permite que la iglesia opere como una corporación, en vez de hacerlo como un grupo de miembros. La incorporación formal tiene muchos beneficios, y las iglesias que no se han incorporado deben considerar seriamente qué harán.

Beneficios de la incorporaciÓn

Primero, la iglesia anuncia al mundo que existe como una entidad de buena fe, reconocida por el estado con un “agente registrado”. Un agente registrado es una persona que opera a favor de la iglesia para recibir documentos legales.

Segundo, la iglesia puede ser propietaria y puede transferir propiedades a nombre de la iglesia. Además, un banco puede hacer préstamos de dinero directamente a la iglesia sin requerir avales de sus afiliados o líderes.

Tercero, los miembros de la iglesia cuentan con una protección de responsabilidad que no los responsabiliza de los actos de otros miembros. Esto es de mucha importancia ya que vivimos en una sociedad muy dada a los litigios.

Cuarto, la iglesia puede participar en contratos y acuerdos como una corporación.

Quinto, la iglesia está en posición de demandar y ser demandada. En otras palabras, si alguien perjudica a la iglesia, ésta puede ir a los tribunales y buscar compensación por daños.

Desventajas de la incorporaciÓn

Primero, debido a que el estado ahora reconoce legalmente a la iglesia, algunas personas ven con sospecha cualquier enredo con el gobierno. Creo que este temor es infundado. Cierto, los estatutos del estado regulan ciertos aspectos del gobierno de la iglesia. Pero generalmente las provisiones del estado son aplicables sólo si la iglesia no provee provisiones de gobierno en sus artículos de incorporación y estatutos.

Segundo, algunos perciben que los costos de la incorporación son excesivos. Sin embargo, los costos y los cargos del estado y de un abogado son generalmente razonables. Aunque cada estado tiene sus propios costos asociados con la presentación de los artículos de incorporación, todavía no he visto una que sea prohibitiva. Además, se puede buscar un abogado que cobre un honorario razonable y que conozca la legislación para entidades sin fin de lucro.

¿No está seguro si su iglesia es una corporación reconocida por el estado? Si no está seguro de la condición de su iglesia, hay una manera de saberlo.

Determine si su iglesia estÁ incorporada

Es importante determinar si su iglesia está incorporada, porque los tribunales pueden responsabilizar a cada miembro de las iglesias no incorporadas de los asuntos que tienen relación con la iglesia. Los líderes de la iglesia son responsables de verificar la incorporación. Comuníquese con su secretario de estado y obtenga el número de teléfono de la División de Corporaciones [Division of Corporations] para verificar la condición presente de su iglesia como corporación. Generalmente, es posible obtener esta información por teléfono.

Si su iglesia está incorporada, pida que se le envíe un Certificado de Incorporación para la iglesia y una copia certificada de sus Estatutos o Artículos de Incorporación. Estos documentos verifican la actual situación de la iglesia. Es importante que mantenga estos documentos en su registro permanente. Si su iglesia está al día, puede estar tranquilo porque esas son buenas noticias.

La División de Corporación tal vez le informe que la iglesia en alguna ocasión archivó los artículos, pero que el estado ya no la reconoce como corporación. Esto puede suceder por dos razones: la incorporación de la iglesia puede perder vigencia cuando no se paga la cuota anual o no se archiva el informe anual. Si esto es lo que ha sucedido, un abogado puede ayudarlo con el trámite de reiniciación. Posiblemente tendrá que pagar una cuota de reinicio.

Si usted verifica que su iglesia nunca ha sido incorporada, consulte con un abogado acerca de los pasos para convertirla en corporación. En los Estados Unidos hay tres tipos de corporaciones iglesias.

Tipos de corporaciones de iglesias

Corporación de miembros. En la corporación de miembros, los miembros de la iglesia gobiernan la iglesia. Este es el tipo más común.

Corporación administrativa. En este tipo de corporación una junta administrativa es quien gobierna la corporación.

Corporación exclusiva. Las iglesias de tipo jerárquico generalmente usan este tipo de corporación y el liderazgo consiste de una sola persona.

En este artículo haré referencia al tipo más común: corporación de miembros.

La incorporaciÓn como iglesia: pensamientos preliminares

Primero, es aconsejable que contrate a un abogado. Yo no contrataría a alguien por la sencilla razón de que asiste a la iglesia o porque es parte de la directiva. Contrate a un abogado cuya especialidad sea la legislación para corporaciones sin fin de lucro.

Enseguida, archive sus documentos de corporación para dejar establecido que la estructura de su entidad es efectivamente una iglesia. No todas las organizaciones se establecen como una iglesia. La manera en que la iglesia opera con sus miembros es importante para la aprobación del Servicio de Impuestos Internos [IRS] que hace posible que la entidad reciba donaciones y reconozca contribuciones para trámites relacionados con los impuestos. ¿Qué considera el IRS para determinar si una organización es una iglesia?

IEn la Resolución de Carta Privada [Private Letter Ruling] número 200830028, el IRS citó criterios específicos para determinar si una organización puede clasificarse como iglesia.

Los 14 puntos son:

1. Una existencia legal clara
2. Un credo reconocido y una forma de adoración
3. Un gobierno eclesiástico definido y característico
4. Un código formal de doctrina y disciplina
5. Una historia religiosa que la caracteriza
6. Una afiliación que no se asocia con ninguna otra iglesia ni denominación
7. Una organización de ministros ordenados
8. Ministros ordenados que se eligen después de que han completado los estudios requeridos
9. Literatura propia
10. Lugares de culto establecidos
11. Congregaciones que se reúnen con regularidad
12. Servicios religiosos periódicos
13. Escuela dominical para la instrucción de los más jóvenes
14. Escuelas para la preparación de sus ministros

Al hacer referencia a estos catorce puntos en la Resolución de Carta Privada, el IRS estableció: “Si bien es cierto que algunos de estos [criterios] son asuntos menores, otros, p.ej. la existencia de una congregación establecida que cuenta con la atención de un ministro ordenado, la constante provisión de servicios religiosos y educación religiosa para los más jóvenes, y la diseminación de un código doctrinal, son de vital importancia.”

El siguiente paso es el trámite mismo de incorporación.

TrÁmite de incorporaciÓn: ArtÍculos de incorporaciÓn

La incorporación básicamente es la formación de una corporación legal. El trámite de incorporación es directo, sin embargo engañosamente sencillo. Se debe seguir los requisitos del estado y satisfacer el lenguaje y la estructura del IRS que ya se ha comentado. La estructura y el lenguaje son cruciales para recibir la aprobación para su postulación a 501(c)(3).

Cada estado tiene un método uniforme de incorporación para las organizaciones sin fin de lucro, incluidas las organizaciones religiosas. El procedimiento comienza con el bosquejo y la presentación de la carta o los artículos de incorporación. La mayoría de estos documentos incluye lo que sigue:

1. Nombre de la corporación.
2. Lugar o domicilio de la sede principal: calle, ciudad, y condado.
3. Propósito de la corporación.
4. Nombre y dirección de las personas que fungen como los fiduciarios iniciales, directores, o fundadores de la corporación.
5. Se debe incluir el lenguaje que exige el IRS. (Véase: “Terminología propia del IRS que se sugiere para Artículos de Incorporación”.)
6. Trámite para la disolución de la corporación.
7. Período de duración. Generalmente, perpetuo.
8. Nombre y dirección de la oficina y el agente registrado.
9. Requisitos para la afiliación y gobiern o.
10. Propósitos generales y específicos.
11. Afiliación, si la hay.
12. Firma del fundador o de los fundadores ante un notario.

La iglesia envía este documento al secretario de estado de su estado para que se archive. Se debe incluir la cuota para el trámite de archivo. Adjunte una copia de todos los documentos para que el secretario de estado los timbre y los devuelva para conservar en los archivos de la iglesia. La corporación existe desde el momento en que es archivada por el secretario de estado.

Cuotas y costo de la incorporaciÓn

Su abogado le cobrará un monto razonable por el tiempo que dedique a conversar acerca de sus opciones y preparar los documentos legales que usted archivará. El secretario de estado cobrará por la incorporación. Estas dos cuotas generalmente no son prohibitivas. Usted también podría pedir a su abogado que ordene una carpeta guía para incorporación que incluya un modelo de estatutos y un sello de metal para timbrar los documentos a nombre de la corporación. La iglesia puede usar el sello para timbrar las resoluciones de la corporación que requiere el banco o los documentos de cierre en una compañía de títulos.

AprobaciÓn o reconocimiento del IRS

Lo siguiente es recibir la carta de exención de impuestos como iglesia. Hay un par de métodos disponibles para que el IRS reconozca la condición de exención de impuestos.

Primero, si su iglesia es miembro de una convención o asociación de iglesias, sería aconsejable que usted se acogiera al amparo de su denominación. Esto le evitará el trámite de presentar una solicitud directamente al IRS. Las iglesias que están bajo el control de un distrito, deberían consultar al liderazgo del distrito si la sede o concilio general cuenta con una exoneración provisional de grupo emitida por el IRS. Si la oficina central tiene tal certificado, recomiendo que la iglesia pida a la denominación que la acoja bajo su amparo. Si no se cuenta con un certificado, el siguiente paso es solicitar exención.

Generalmente, el IRS no considerará como exenta de impuestos a una organización de beneficencia a menos que ésta postule para que se la reconozca como exenta al presentar un Form 1023, actualizado, Formulario para el Reconocimiento de Exención [Application for Recognition of Exemption]. El IRS requiere de esta solicitud para reconocer la exención de una iglesia del impuesto federal a la renta. Generalmente, la organización que postula a que se la reconozca como exenta tiene veintisiete meses para presentar un formulario 1023 al IRS, que se cuenta desde el fin del mes en que se organizó para su exención para que sea efectiva a partir de su fecha de formación. El IRS puede extender este plazo si la organización cumple ciertos requisitos. Usted debe considerar que este trámite demorará unos cuantos meses y la solicitud es un tanto extensa.

Una vez que haya presentado sus artículos de incorporación o su carta y haya recibido su reconocimiento de exención del IRS, su siguiente paso es simplemente mantener vigente la iglesia como corporación o bien reconocida por el estado.

CÓmo mantener la iglesia como corporaciÓn

No es difícil mantener su corporación. En muchos estados las iglesias incorporadas sólo deben presentar al estado un sencillo informe anual o bianual. Generalmente, también se requiere de una módica cuota anual de renovación.

Si una iglesia no mantiene vigente su corporación ante el estado, éste puede penalizar la condición de corporación de la iglesia o declarar que la condición de corporación ha caducado. Las multas que se aplican a la corporación varían de un estado a otro. Una corporación que ha caducado posiblemente tendrá que pagar una multa para ser restablecida. Algunos estados cancelan el certificado de incorporación de la corporación. Esto es serio, puesto que finiquita la existencia de la corporación. Las consecuencias pueden ser nefastas ya que puede afectar la posibilidad de que la iglesia establezca contratos y acuerdos. Generalmente, el estado mandará un anuncio de la acción a la iglesia antes de que algo así suceda. Si el estado ha cancelado o disuelto la corporación de su iglesia, muchos tienen un trámite de restablecimiento. Su abogado puede ayudarlo.

Recomiendo que cada año las iglesias verifiquen con el secretario de estado para saber si su iglesia está al día. Si su estado cuenta con un Certificado de Situación [Certificate of Status], sugiero que se pague para recibirlo cada año y archivarlo con los documentos legales. Recuerde, la iglesia debe mantener todos los documentos legales como registros permanentes.

ConclusiÓn

Después de tratar los asuntos relacionados con la incorporación y sus ventajas, el pastor del cual hablé al comienzo de este artículo decidió incorporarse. Las ventajas de la incorporación, como la protección de los miembros de la responsabilidad personal, es una buena razón de tomar tal decisión. Creo que si lo hacemos, complacemos al Señor. Como Pablo escribe: “Hágase todo decentemente y en orden” (1 Corintios 14:40). Mi oración es que lo mismo se diga de su iglesia.

John P. Joseph, ESQ., FCBA, es ministro ordenado, abogado, y maestro de administración de negocios de la iglesia. Practica leyes y representa a las iglesias en St. Petersburg, Florida, y se le puede consultar a través de su sitio web: churchattorney.org, o por llamar al (727) 490-1782.

 

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site

La edición impresa (disponible sólo en inglés) ofrece más que la edición en la red. Subscríbase ya para recibir los beneficios. (1 año - $24; 2 años - $42, añada $10 al año fuera de Estados Unidos.)

O llame gratis al:

1-800-641-4310