Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

El Antiguo Testamento, ¿apoya la esclavitud? Un vistazo panorámico

Si los sureños creyentes en la Biblia hubiesen seguido el código de leyes de Israel, la esclavitud anterior a la guerra civil de los Estados Unidos no hubiera existido, o hubiera sido algo de menor importancia.

Por Paul Copan

Harriet Beecher Stowe (1811-1896) es la famosa autora de La cabaña del tío Tom. Cuando Abraham Lincoln la conoció, en circunstancias en que ella visitaba la Casa Blanca, él, supuestamente le dijo: "¡De modo que usted es la damita que escribió el libro que dio comienzo a esta gran guerra!" Stowe describió la naturaleza de la esclavitud anterior a la guerra: "El poder legal del amo llegaba hasta un absoluto despotismo sobre cuerpo y alma", y "no hay protección para la vida de un esclavo".1

Cuando cristianos e inconversos leen acerca de los esclavos o de la esclavitud en Israel, con frecuencia piensan en términos de la esclavitud anterior a la guerra, con su mercado de esclavos y sus crueldades. Esta es una gran equivocación, y muchos –incluso los nuevos ateos– han incurrido en esta falsa percepción de la situación. Sam Harris escribe que los esclavos son seres humanos capaces de sufrimiento y de felicidad. Sin embargo, el Antiguo Testamento los considera como "equipamiento agrícola", lo que es "patentemente maligno".2

En este y dos artículos sucesivos me referiré a la esclavitud, según las Escrituras. En los dos primeros artículos trataré la esclavitud según el Antiguo Testamento. El tercero tratará la esclavitud según el Nuevo Testamento. Para una discusión más detallada, vea mi libro, Is God a moral Monster? [¿Es Dios un monstruo moral?] Baker, enero 2011).

La servidumbre hebrea como servicio a contrata

Debiéramos comparar la servidumbre hebrea por deuda (muchos traductores traducen esto como "esclavitud") más propiamente con las posiciones de aprendices por pago de deudas, muy semejantes al servicio a contrata durante la fundación de los Estados Unidos de América, cuando la gente trabajaba aproximadamente durante siete años para pagar la deuda por su pasaje al Nuevo Mundo. Luego ellos quedaban en libertad.

En la mayoría de los casos, la servidumbre fue más como la condición de un empleado puertas adentro, incrustado temporalmente dentro de la casa del empleador. Aun en la actualidad, los equipos comercian a los deportistas con otro equipo que tiene un dueño, y estos jugadores pertenecen a una franquicia. Este lenguaje difícilmente sugiere esclavitud, sino más bien un acuerdo de contrato formal que debe ser cumplido, como en el Antiguo Testamento.3

A causa de cosechas fracasadas u otros desastres, las familias solían incurrir en deudas, no tan simplemente los individuos. Uno podía someterse voluntariamente a un acuerdo contractual ("venderse") para trabajar en la propiedad de algún otro: "Si… tu hermano… empobreciere, y se vendiere… (Levítico 25:47). Una esposa, o los hijos, podían "venderse" para ayudar a sostener económicamente a la familia en tiempos difíciles, a menos que un pariente los "redimiera" (pagara la deuda). Ellos serían sirvientes por la deuda durante seis años.4 Una familia quizá necesitara hipotecar su tierra hasta el año del jubileo, que ocurría cada cincuenta años.5

Nota: En el Antiguo Testamento, los extraños no imponían la esclavitud, como en el caso del Sur previo a la guerra.6 Los amos podían contratar sirvientes "de año en año" y no debían tratarlos "con rigor" (Levítico 25:46,53). Antes que estar excluidos de la sociedad israelita, los siervos estaban totalmente inmersos dentro de los hogares israelitas.

El Antiguo Testamento prohibía la servidumbre inevitable de por vida, a menos que alguien amara a su amo y deseara quedar ligado a él (Éxodo 21:5). Los amos debían garantizar a sus siervos la libertad cada séptimo año, con todas las deudas canceladas (Levítico 25:35-43). La condición legal de un esclavo era algo único en el antiguo Cercano Oriente, una mejora dramática sobre los códigos de leyes de toda aquella región: "El hebreo no tiene vocabulario de esclavitud, solamente de servidumbre."7

La eventual liberación de la servidumbre de un israelita dentro de siete años era un control o regulación para evitar el abuso y la institucionalización de tales situaciones. El año de la liberación recordaba a los israelitas que la servidumbre debida a la pobreza no era una condición social ideal. Por otra parte, la servidumbre existía en Israel precisamente porque existía la pobreza; si no había pobreza, no había siervos en Israel. Y si los siervos vivían en Israel, esto era algo voluntario (típicamente inducido por la pobreza, no algo forzado.

La dignidad de los siervos en Israel

Las leyes respecto de los siervos en Israel tenían la finalidad de controlar o regular –no idealizar– un acuerdo de trabajo inferior. Los israelitas entraban en forma voluntaria a la servidumbre, aun cuando no en forma óptima. La intención de las leyes de Israel era la de combatir los posibles abusos, no la de institucionalizar la servidumbre. El Antiguo Testamento castigaba la esclavitud forzada con la muerte. Una vez que un amo liberaba a una persona de sus obligaciones de siervo, el que había sido un siervo tenía la "condición plena de ciudadanía".8

La legislación del Antiguo Testamento buscaba evitar la servidumbre voluntaria por deudas. Dios dio la legislación mosaica para evitar que los pobres entraran, aun en forma temporal, en un servicio voluntario obligado. Los pobres podían cosechar las espigas de los bordes de los campos, o recoger la fruta que quedaba en los árboles después que los vecinos israelitas hubiesen hecho la cosecha (Levítico 19:9,10; 23:22; Deuteronomio 24:20,21; Éxodo 23:10). También, Dios ordenó a los israelitas dar prestado liberalmente a los pobres (Deuteronomio 15:7,8), sin cobrarles interés (Éxodo 22:25; Levítico 25:36,37). Y cuando los pobres no podían presentar animales para el sacrificio, podían sacrificar unos más pequeños, menos costosos (Levítico 5:7,11). También, la gente debía cancelar automáticamente las deudas cada siete años. Y cuando un amo dejaba en libertad a sus siervos por deudas, debía proveerles lo necesario con generosidad, sin "mezquindad" (Deuteronomio 15:10). En resumidas cuentas, Dios no quería que hubiese pobreza (o servidumbre) en Israel (Deuteronomio 15:4). Por tanto, las leyes de servidumbre existían para ayudar a los pobres, no para dañarlos o humillarlos.

En lugar de relegar el tratamiento de los siervos ("esclavos") al final del código de leyes (lo que ocurría comúnmente en los códigos de leyes de los países del Cercano Oriente), al asunto se le da máxima importancia en Éxodo 21. Por primera vez en el antiguo Cercano Oriente, la legislación de Dios requería que se tratara a los siervos ("esclavos") como personas, no como objetos de propiedad. Génesis 1:26,27 afirma que todos los seres humanos son portadores de la imagen de Dios. Job declara que el amo y el esclavo provienen igualmente de la matriz de la madre y son, en último término, iguales (Job 31:13-15). Tal como ha escrito un erudito: "En la Biblia tenemos las primeras declaraciones en la literatura mundial para tratar a los esclavos como seres humanos en razón de lo que ellos son y no simplemente a causa de los intereses de sus amos."9

Tres notables provisiones en Israel

Una simple comparación del código de leyes de Israel con los del resto del antiguo Cercano Oriente revela tres notables diferencias. Si los sureños creyentes en la Biblia (de los Estados Unidos) hubiesen seguido estas tres provisiones, la esclavitud anterior a la guerra no hubiese existido o hubiese sido algo mucho más leve.

1. Leyes contra el daño: Una notable mejora en las leyes de Israel sobre los códigos de leyes del antiguo Cercano Oriente es la liberación de los siervos que habían sufrido daño (Éxodo 21:26,27). Cuando un empleador ("amo") arrancaba accidentalmente el ojo o un diente de su siervo, hombre o mujer, la persona afectada quedaba en libertad. Dios no permitía el abuso físico de los siervos. Si un empleador, al disciplinar a su siervo le causaba la muerte inmediata, ese empleador ("amo") era condenado a muerte por homicidio (Éxodo 21:20). Cosa muy diferente ocurría con los otros códigos del antiguo Cercano Oriente.10 De hecho, el Código de Hamurabi de Babilonia permitía que el amo cortara la oreja del esclavo desobediente (¶282). Típicamente, en los códigos de leyes del antiguo Cercano Oriente, los amos –no los esclavos– eran compensados financieramente. Sin embargo, la ley mosaica hacía responsables a los amos del tratamiento que dieran a sus siervos, no simplemente a los siervos de otras personas..

2. Leyes contra el secuestro: Otra característica única de la ley mosaica es su condenación del secuestro de una persona para venderla como esclavo, acción que se castigaba con la muerte (Éxodo 21:16; Deuteronomio 24:7). El secuestro fue, por supuesto, la manera en que la esclavitud tuvo su inicio en el territorio sureño anterior a la Guerra Civil.

3. Leyes contra retorno: Contrariamente al Sur anterior a la Guerra, Israel debía ofrecer asilo a los esclavos extranjeros fugados (Deuteronomio 23:15,16), un marcado contraste con la Ley de Esclavos Fugitivos de los estados del Sur. El Código de Hamurabi exigía la pena de muerte para aquellos esclavos fugitivos (¶16). En otros casos menos severos --en las leyes Lipit-Ishtar (¶12), Eshunna (¶49-50), e Hititas (¶24)-- se aplicaban multas a los que escondían a esclavos fugitivos. Algunos opinan que esto era un avance. Tal vez lo fuera. En estos escenarios "mejorados", el esclavo era todavía una propiedad; los acuerdos de extradición del antiguo Cercano Oriente todavía requerían que el esclavo fuese devuelto a su amo. Y no sólo esto, el esclavo debía volver a las duras condiciones que lo habían hecho fugarse.11 Aun las leyes mejoradas en Babilonia en el primer milenio antes de Cristo incluían compensación al dueño (o tal vez algo más severo) por dar asilo a un esclavo fugitivo. Aun los esclavos devueltos eran desfigurados, incluyendo orejas rajadas y marcados.12 Esta no es la clase de mejoras que se podrían publicitar ampliamente.

Christopher Wright, erudito del Antiguo Testamento, declara: "No se ha hallado ninguna otra ley del antiguo Cercano Oriente que haga responsable al amo por el trato que da a sus esclavos (como algo distinto del daño hecho al esclavo de otro amo); en cambio, la ley universal respecto de esclavos fugitivos era que debían ser devueltos, con severas penalidades para los que no cumplieran."13

Si el Sur hubiese seguido estas claras leyes de Éxodo y Deuteronomio, la esclavitud no habría significado problema. Lo que es más, el tratamiento que Israel daba a los siervos ("esclavos") no tenía igual en el antiguo Cercano Oriente.

En el próximo número, presentaré un vistazo de algunos pasajes peliagudos de la "esclavitud".

Paul Copan

 PAUL COPAN , Ph.D., West Palm Beach, Florida, es profesor de filosofía y ética en Palm Beach Atlantic University en West Palm Beach, Florida. Es autor y editor de varios libros, incluyendo Cuando Dios va a Starbucks; When God Goes to Starbucks; True for You, But Not for Me; That’s Just Your Interpretation; Creation Out of Nothing; Is God a Moral Monster? Making Sense of the Old Testament God; and, The Paul Copan Apologetics Collection (6 volúmenes). También es Presidente de la Evangelical Philosophical Society. Su serie de columna en la revista Enrichment, "Tratando con los escépticos", ganó el primer lugar en la Evangelical Press Association Convention para 2013.

Notas

1. Harriet Beecher Stowe, A Key to Uncle Tom's Cabin [Una clave a La Cabaña del Tío Tom], que presenta los hechos y los documentos sobre los que se basa la historia, juntamente con declaraciones corroborativas que verifican la veracidad de la obra (Boston: John P. Jewett, 1853), l.10, 139.

2. Sam Harris, The End of Faith [El fin de la fe], Nueva York: W.W. Norton, 2004, 18.

3. Douglas Stuart, Exodus (Nashville: B&H, 2009), 474,5.

4. De Tikva Frymer-Kenski "Anatolia and the Levant: Israel" [Anatolia y el Levante: Israel], en A History of Ancient Near East Law [Una historia de la ley del antiguo Cercano Oriente], vol. 2, ed., Raymond Westbrook (Leiden: Brill, 2003).

5. Véase Gregory C. Chirichigno, Debt-Slavery in Israel and the Ancient Near East [La esclavitud por deudas en Israel y en el antiguo Cercano Oriente], JSOT Supplement Series 141 (Sheffield: University of Sheffield Press, 1993), 351-54. .

6. Véase de Gordon Wenham, "Family in the Pentateuch" [La Familia en el Pentateuco], en Familia en la Biblia, eds. Richard S. Hess y Daniel Carrol (Grand Rapids: Baker Academic, 2003), 21.

7. J. A. Motyer, The Message of Exodus [El mensaje de Éxodo]. Downers Grove, Illinois: Intervarsity, 2005, 239.

8. John I. Durham, Exodus (Waco, Tex.: Word1987), 321.

9. Muhammad A. Dandamayev, s.v. "Slavery (Old Testament)", en Anchor Bible Dictionary, vol. 6, ed. David Noel Freedman (Nueva York: Doubleday, 1992).

10. Véase Christopher Wright, "Old Testament Ethics and the People of God" [La ética del Antiguo Testamento y el pueblo de Dios], Downers Grove, Illinois: Intervarsity Press, 2006, 292.

11. Las referencias textuales legales del antiguo Cercano Oriente son de William W. Hallo, ed., The Context of Scripture [El Contexto de la Escritura]: Volume II: Monumental Inscriptions From the Biblical World (Leiden: Brill, 2003); Martha T. Roth, "Law Collections From Mesopotamia and Asia Minor" [Colecciones de Leyes de Mesopotamia y de Asia Menor], 2ª ed. (Atlanta: Scholars Press, 1997). Véase también Elisabeth Meir Tetlow, "Women, Crime, and Punishment in Ancient Law and Society" [Mujeres, crimen y castigo en la ley de la antigua sociedad]: Volumen 1: el antiguo Cercano Oriente (Nueva York: Continuum 2004).

12. Raymond Westbrook, ed., s.v. "Neo-Babylonian Period", A History of Ancient Near Eastern Law [Período neo babilónico, una historia de la ley del antiguo Cercano Oriente], 2: 932.

13. Wright, "Old Testament Ethics" [Ética del Antiguo Testamento], 292.

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site

La edición impresa (disponible sólo en inglés) ofrece más que la edición en la red. Subscríbase ya para recibir los beneficios. (1 año - $24; 2 años - $42, añada $10 al año fuera de Estados Unidos.)

O llame gratis al:

1-800-641-4310