Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

La biotecnología: cómo administrar responsablemente el conocimiento

Una perspectiva bíblica para resolver dilemas éticos que resultan de los avances en la biotecnología.

Por Christina M.H. Powell

La biotecnología tuvo su inicio en la antigüedad cuando se usaba levadura para producir pan leudado. En 1857, Louis Pasteur descubrió cómo funcionaba este proceso de fermentación. Hoy, empleamos la biotecnología para curar enfermedades, alimentar a la población del mundo, restaurar el ambiente, y producir combustible. La biotecnología impacta nuestra vida diaria en una infinidad de maneras. Cuando prepara su café1 en la mañana, cuando se pone una camisa2 blanca, o pide una hamburguesa para el almuerzo3, usted invita la biotecnología a su día. No obstante la misma la biotecnología que trae curaciones y conveniencias muchas veces produce preocupaciones éticas. ¿Estamos tomando el lugar de Dios cuando cambiamos el modelo genético de las bacterias para beneficiar a los seres humanos? Los productos genéticamente modificados, ¿destruirán los ecosistemas locales o, de lo contrario, protegerán el ambiente por menos uso de pesticidas? ¿Son las nanopartículas hechas por el hombre la respuesta para mejorar el tratamiento para el cáncer o son peligros tóxicos?

Preguntas desafiantes como estas muestran la necesidad de un cuidadoso análisis bioético desde una perspectiva cristiana. Sin un marco bíblico para tratar estos asuntos contemporáneos, los pastores quizá traten de evitar discusiones que tengan que ver con tecnología o tal vez consideren sospechosamente todos los procesos tecnológicos. Sin embargo, es muy beneficioso para los miembros de las iglesias recibir información cristiana de líderes que pueden darles dirección bíblica sobre temas difíciles. Consideremos un acercamiento bíblico para resolver dilemas éticos producto de los avances en la biotecnología.

DefiniciÓn de la biotecnologÍa

La biotecnología comprende el uso de especies vivientes o derivativas de especies vivientes para hacer o modificar productos para una aplicación específica. En breve, la biotecnología es biología aplicada. Como la biotecnología comprende la modificación de especies vivientes para propósitos del hombre, es lógico que haya preocupaciones éticas.

Usamos la biotecnología en la medicina, la agricultura, la ingeniería, y las mejoras ambientales. Por ejemplo, la recombinada insulina humana —la primera medicina que la biotecnología comercializó, y que entró al mercado en 1982— ha salvando la vida de los diabéticos dependientes de insulina pero que son alérgicos a la insulina derivada del páncreas de vacas y cerdos. Para hacer esta insulina humana biosintética, los investigadores insertaron el gene de insulina humana en un pequeño círculo de ADN (plasmid) que hay en las bacterias, convirtiendo así a la bacteria en pequeñas fábricas productoras de insulina. Hoy, casi toda insulina es insulina humana recombinada.

Otro ejemplo de la biotecnología en el campo de la medicina es la vacuna de hepatitis B, considerada la primera vacuna contra el cáncer producida por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos. Esta vacuna impide que el virus de hepatitis B cause daño al hígado, lo cual puede conducir al cáncer. La vacuna de hepatitis B consiste de una proteína viral (hepatitis B superficie antígeno) insertado en células de levadura. Las células de levadura se convierten en fábricas para hacer la proteína viral necesaria para la producción de vacunas. Como la vacuna contiene sólo una proteína viral y no todo el virus, la vacuna no puede accidentalmente causar una infección viral.

Un el ejemplo de la biotecnología que se usa en la industria lechera es quimosina recombinada, el primer producto alimenticio comercial producido por ingeniería genética. La quimosina, tradicionalmente conocida como rennet, es una enzima que se usa para coagular la leche en la producción de queso. Desde 2000 a.C., los productores de queso obtenían esta substancia del estómago de becerros, corderos y cabritos no destetados. La demanda de quimosina en la industria de queso comenzó a aventajar la existencia de estómagos de becerritos para fines de la década de 1960. Durante la segunda mitad de la década de 1980, la industria biotecnológica desarrolló una manera de producir grandes cantidades de quimosina pura de becerros al insertar el gene de becerros para esta enzima en microorganismos. Hoy, los productores de queso manufacturan más de sesenta por ciento de los productos de queso con el uso de quimosina de la bioingeniería.

La biotecnología contribuye a la remediación ambiental al aprovechar bacteria capaz de desintegrar las toxinas orgánicas en un terreno. Por ejemplo, podemos limpiar terrenos contaminados por herbicidas tóxicos. y hasta la fauna y flora, con bacteria de tierra tal como pseudomonas putida, el primer organismo patentado en el mundo. En meras horas, estas bacterias pueden limpiar el suelo de toxinas que llevaría décadas descomponer por sí solas. Las pseudomonas putida pueden también descomponer contaminantes industriales como toluene, un componente de disolvente de pintura. La bioremediación quizá comprenda la introducción de nuevos organismos en cierto lugar o el ajuste de condiciones ambientales para que los existentes organismos mejor degeneren las toxinas.

Discernimiento da una perspectiva BÍblica

Aunque usted no encuentra términos científico modernos en una concordancia bíblica, la Biblia nos da un marco ético para tratar asuntos contemporáneos que se suscitan de los avances tecnológicos. La Biblia enseña que aunque el hombre es parte de la Creación, se diferencia de los demás seres creados en dos importantes aspectos. Primero, Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen (Génesis 1:26–28). Segundo, Dios dio al hombre la responsabilidad de cuidar de la Creación (Génesis 2:15).

Como Dios creó al hombre a su imagen, la vida humana tiene un valor especial. Dios también dio al hombre el dominio sobre el resto de los animales. La conducción de investigaciones para desarrollar formas de mejorar la vida humana es una respuesta apropiada al mandato de Dios de subyugar la tierra. Sin embargo, los seres creados a imagen de Dios tienen la responsabilidad de reflejar el carácter de Dios. Dios no olvida las necesidades de los pajarillos (Lucas 12:6). Igualmente, el hombre no tiene que descuidar las necesidades de la creación de Dios. Tenemos que tratar humanamente a los animales. No debemos ser descuidados con el ambiente o malgastar los recursos de nuestro planeta.

El modelo bíblico de la relación de los seres humanos con el resto de la creación es de mayordomía. En la Biblia, el mayordomo era un siervo que se encargaba de los negocios de su amo. La mayordomía implica la responsabilidad de cuidar de algo que pertenece a otro. La Biblia enseña: "De Jehová es la tierra y su plenitud" (Salmo 24:1). Aunque podemos usar a criaturas vivientes para el bienestar de los humanos, tenemos que comprender que somos responsables de no ocasionar daño la creación de Dios mediante el uso de la tecnología.

Finalmente, la Biblia enseña que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Levítico 19:18; Marcos 12:33). Por consiguiente, tenemos que considerar la tecnología en la luz del efecto que tiene en las relaciones humanas. ¿Ayuda la tecnología a algunas personas a expensas de otras? ¿Provee la tecnología conveniencias hoy a expensas de las necesidades de futuras generaciones? ¿Mantiene la tecnología la dignidad de la vida humana?

ResoluciÓn de dilemas Éticos

La Biblia enseña que tenemos que ser mayordomos responsable de nuestro conocimiento tecnológico. La Biblia nos da respuestas a los dilemas éticos al mostrarnos las preguntas que debemos hacer al examinar los méritos de nuevos avances en la biotecnología. Por ejemplo, podemos preguntar si la nueva tecnología respeta la santidad de de la vida humana. ¿Promueve la tecnología el trato de la vida humana como una conveniencia? ¿Qué impacto tiene la nueva tecnología en las estructuras sociales? Tenemos que examinar los efectos de la tecnología en su contexto. Por ejemplo, un avance en la biotecnología de la agricultura, tal como el desarrollo de un cultivo resistente a enfermedades, puede ser una bendición para la agricultura comercial en los Estados Unidos. Sin embargo, un subsistente agricultor en el sub Sahara de África que no tiene acceso a la semilla biotecnológica no tendrá ningún beneficio, aunque su necesidad es mayor. Tenemos que desarrollar maneras en que los avances tecnológicos estén disponibles para quienes más lo necesitan, como también la tecnología misma.

Al tratar con la tecnología que modifica a especies vivientes con el fin de beneficiar a los humanos, tenemos que preguntarnos acerca del impacto que los organismos producidos genéticamente puedan tener en el ambiente en general. ¿Qué salvaguardas hay que establecer para usar apropiadamente la tecnología? Cierta tecnología puede ser aceptable para su uso en un país que tenga las adecuadas normas de seguridad, pero inaceptable en un país donde no se hayan desarrollado suficientemente esas normas.

Mientras que la biotecnología puede evocar temor de que el hombre haga las veces de Dios porque esta tecnología trata con especies vivientes o derivados de especies vivientes, las soluciones biotecnológicas pueden ser mucho más seguras que cuando el hombre usa reacciones químicas fuera de los sistemas vivientes, para sintetizar nuevos químicos, tales como pesticidas. Una proteína recombinada manufacturada de levadura para el uso en una vacuna, generalmente es mucho más pura que la misma proteína extraída de un animal como fuente original. Una nanopartícula hecha por el hombre no es necesariamente peligrosa sólo porque se hizo en un laboratorio. Sin embargo, hay que advertir que se corren riesgos siempre que el hombre sintetice una substancia fuera de su contexto natural.

Los pastores harían bien en evitar declaraciones categóricas con respecto a la biotecnología. La biotecnología puede traernos maravillosos descubrimientos, tan útiles como el proceso de pasteurización que salvaguarda la leche con que usted come su cereal en el desayuno. No obstante, necesitamos regular la biotecnología adecuadamente y hacer estudios éticos para asegurar que seamos mayordomos responsables del conocimiento que estamos ganando por medio de la investigación. Los pastores tienen la responsabilidad de enseñar a sus congregaciones el modelo bíblico de la mayordomía que hay que usar para resolver los dilemas éticos que se suscitan por el progreso tecnológico.

Christina M.H. Powell

CHRISTINA M.H. POWELL, Ph.D., es ministro ordenado, autora, escritora médico, investigadora científica formada en Harvard Medical School y Harvard University, y autora de Questioning Your Doubts: A Harvard Ph.D. Explores Challenges to Faith (InterVarsity Press, 2014). Ella habla en iglesias y da conferencias a nivel nacional. Además, aborda cuestiones de fe y ciencia en el sitio web www.questioningyourdoubts.com.

NotAs

1. Los filtros para el café muchas veces se producen con un proceso biotécnico que usa enzimas para blanquear el papel de los filtros, reduciendo la cantidad de cloro y energía usados en la manufactura. Este proceso es mejor tanto para el ambiente como para la salud de los amantes del café.

2. La mayoría de los detergentes contienen enzimas desarrollados por medio de la biotecnología, para quitar las manchas difíciles, tal como de pasto. Estas enzimas sustituyen el fosfato aditivo que contamina los ríos y los arroyos. Las enzimas también permiten lavar a temperaturas más bajas, conservando energía..

3. Aproximadamente sesenta por ciento de todos los productos de queso duro se hacen con el uso de la enzima biotecnología quimosina, para curtir la leche durante la producción del queso (http://www.bio.org/speeches/pubs/solutions/life.asp).

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site

La edición impresa (disponible sólo en inglés) ofrece más que la edición en la red. Subscríbase ya para recibir los beneficios. (1 año - $24; 2 años - $42, añada $10 al año fuera de Estados Unidos.)

O llame gratis al:

1-800-641-4310