Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

Creciente misericordia: un llamado para amar al inmigrante

El evangelismo viable y compasivo dirigido hacia los inmigrantes puede muy dar como resultado no sólo la salvación de la comunidad inmigrante, sino también en la salvación de la iglesia en los Estados Unidos. Considere los siguientes principios que las iglesias deben seguir si van a alcanzar con éxito a los inmigrantes.

Por Samuel Rodriguez

La Óptica de los inmigrantes y de la compasiÓn cristiana del siglo veintiuno

A medida que contextualizamos el cristianismo norteamericano del siglo veintiuno, tenemos que aplicar la óptica del Reino que nos permitirá ver correctamente nuestro entorno, con compasión centrada en Cristo y llena del Espíritu.

Nuestro país actualmente muestra un cambio dramático de transformación en su sentido demográfico. Esto requiere reflexión estratégica para un alcance multiétnico del reino de Dios. A mediados de este siglo, por primera vez, la población de los Estados Unidos será, en su composición étnica, de una mayoría de gente no blanca.

El debate reciente sobre la inmigración ha abierto los ojos de todo un segmento de nuestro pueblo. Esto expone una oportunidad sin precedentes para la evangelización que transformará el aspecto del cristianismo en los Estados Unidos.

Desde Wall Street y Madison Avenue hasta Washington, Distrito Federal de Columbia, las empresas, los políticos, y los líderes comprenden el potencial que representa la comunidad inmigrante, especialmente la próspera comunidad hispanoamericana. Mientras que las empresas estadounidenses invitan a los consumidores hispanos, y los políticos reclutan votantes hispanos, la iglesia está por recoger una cosecha hispana.

Los supuestos históricos que limitaban la necesidad de alcance a la población inmigrante exclusivamente a las iglesias de California, Texas, Florida, Nueva York, y el suroeste, ya no se aplican. En la actualidad los inmigrantes viven en comunidades desde Dakota del Norte a Wyoming, y desde Maine hasta Alabama. Como resultado, cualquier iglesia comprometida al crecimiento en el siglo veintiuno debe incluir una estrategia de evangelización a los inmigrantes, que incluya los ministerios de compasión.

La realidad demográfica y los números exigen que la iglesia haga partícipe a esta comunidad. Veamos las estadísticas. Según el censo del 2010, la población hispana --16,39% de la población de los Estados Unidos-- es el grupo minoritario más grande del país.1 Con más de 50 millones de miembros, esta comunidad es un ejemplo de capacidad de crecimiento futuro puesto de manifiesto por el hecho de que un 75% de los hispanos son menores de 40 años de edad y el 34% tiene 18 años o menos. Según el censo del 2010, el 27,6% de la población de los Estados Unidos (incluidos los hispanos) es de origen étnico. (Véase más abajo: Población de los Estados según la raza: 2010.)

En 2020, la población latina llegará a un total de aproximadamente 102,6 millones de personas o sea 25% de la población de los Estados Unidos. El futuro del cristianismo norteamericano, el evangelismo, y la gran cosecha se encuentra en los inmigrante y en la comunidad hispana, sea o no que tendamos la mano con compasión.

Poder vertical para el alcance horizontal

Una articulación clara y práctica de una cosmovisión bíblica basada en el mensaje de la cruz facultará el alcance compasivo hacia los inmigrantes. ¿Por qué la Cruz? La Cruz representa la plataforma por excelencia desde la que se lleva a cabo el ministerio.

Ningún otro símbolo incorpora la pasión y la promesa como la Cruz. Un sencillo símbolo de dos piezas de madera --una vertical y otra horizontal-- marca de manera excelente la esperanza eterna de gloria para toda la humanidad.

Verticalmente, estamos conectados con Dios, su reino, la vida eterna, las verdades espirituales, los principios divinos, y la gloria. Horizontalmente, llevamos la vida por medio de la comunidad, las relaciones, la familia, la cultura, y la sociedad.

Por demasiado tiempo la gente ha vivido ya sea verticalmente u horizontalmente, pero pocos, incluso en el liderazgo cristiano, han llevado la vida y el ministerio desde el lugar donde se cruzan los planos vertical y horizontal de la Cruz: el nexo del cristianismo, la evangelización compasiva.

Para alcanzar a los perdidos en un mundo multiétnico y digital, necesitamos una iglesia comprometida con lo vertical y lo horizontal. Necesitamos una iglesia comprometida a salvar a los perdidos y a transformar comunidades; una iglesia que confronta el pecado y hace frente a la injusticia, que es pro-vida, y que lucha en contra de la pobreza; una iglesia que pone fin a la persecución religiosa y al tráfico de personas. Para cumplir con el mandato bíblico de hacer discípulos, para cumplir la gran comisión la iglesia estadounidense tiene ejercer la evangelización compasiva.

Ministerios de compasiÓn, los inmigrantes, y los indocumentados

A pesar del cambio demográfico, hay cierto temor en el ministerio cristiano acerca de la evangelización de los inmigrantes. Algunos preguntan: "¿Cómo se evangeliza a una comunidad que incluye a los indocumentados? ¿Hay consecuencias u obligaciones legales cuando prestamos servicios a estas personas?"

En primer lugar, la iglesia tiene un imperativo bíblico de predicar el evangelio a todas las personas. Cristo nos amonestó a hacer discípulos a todas las naciones y al mismo tiempo nos recuerda que sólo podemos medir la ejecución viable de su Palabra en la forma como tratamos a los más necesitados: "De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis" (Mateo 25:40) Podemos observar los mandatos bíblicos de hace evangelización compasiva desde Levítico 19:33,34: "Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios."

Carlos Campo, presidente de la universidad Regent, aborda este problema a través del lente del profeta Isaías: "Los indocumentados son, sin duda, los nómadas pobres de nuestros días. Los pastores tienen el deber moral de atenderlos como lo harían con cualquier otro hermano o hermana en necesidad.”

Alberto Reyes, presidente de Buckner Services, considera que los pastores y las iglesias que tienden la mano a los inmigrantes, en esencia ofrecen el mismo alcance redentor exhibido por el Buen Samaritano.

Los inmigrantes en los Estados Unidos representan el segmento más alienado y rechazado de nuestra sociedad, los “más pequeños” de hoy. Al igual que con muchos de los temas polémicos de hoy, los cristianos en esta país tienen una responsabilidad moral y bíblica de ofrecer plataformas que activan el ministerio de la reconciliación. Todos los creyentes comprometidos a la difusión del evangelio deben incorporar el testimonio profético que cura las comunidades, que ofrece paz, y que exalta la rectitud y la justicia.

Conforme nos dedicamos a ministerios de compasión, no debemos permitir que las cuestiones que caen bajo el ámbito del gobierno federal nos distraigan. El pastor Daniel DeLeon de Santa Ana, California, captó el espíritu de evangelización al declarar: "Cuando saludo a la gente que llega a la iglesia, no les pregunto cuál es su situación legal, porque me preocupo del corazón y no de la tarjeta de seguro social. Además, no somos funcionarios del gobierno sino siervos del Señor."

A tal fin, en el reino de Dios la medida del testimonio cristiano se encuentra dentro de la rúbrica de hacer justicia, amar misericordia, y humillarnos ante Dios. Nuestra misión es cumplir la Gran Comisión, equipar a los santos, hacer discípulos, y adorar a Dios en espíritu y en verdad. Deje que el Tío Sam haga cumplir las leyes de inmigración, mientras que como iglesia nos preocupemos en alcanza a los perdidos para Cristo.

Manejo de riesgos y responsabilidades

Si ejercemos el mandato bíblico alcanzar a todas las personas con compasión, incluidos los inmigrantes, ¿puede una iglesia sufrir consecuencias legales por evangelizar a los inmigrantes, especialmente si estas personas son indocumentadas?

El Departamento de Justicia, la Oficina del Procurador General, los representantes del Congreso, los funcionarios de la Casa Blanca, los jueces seculares, y las autoridades eclesiásticas están de acuerdo en un hecho irrefutable: el ministerio bíblico y la evangelización de los inmigrantes, independientemente de su condición, no lleva ninguna responsabilidad legal.

"Con la excepción de emplear deliberadamente a personas indocumentadas o transportarlas a otros estados, lo que sí constituye una violación de la ley, el clero está uniformemente protegido por las leyes federales y estatales en todo Estados Unidos", explica Everardo Zavala, asesor legal de la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos [National Hispanic Christian Leadership Conference].

EvangelizaciÓn de los inmigrantes

Hay varios principios que las iglesias deben seguir si van a evangelizar con éxito a los inmigrantes. Las iglesias en el centro de una ciudad y las urbanas a menudo tienen los márgenes del barrio para la eficacia de evangelización de los inmigrantes. Las iglesias rurales quizá tengan que hacer planificación estratégica para hacer ministerio compasivo que alcance eficazmente a la comunidad de inmigrantes. La Asociación Nacional de Evangélicos Hispanos y la Asociación Hispana de Mega Iglesias establecieron un rubro para la evangelización compasiva de inmigrantes. Ésta incluye lo que todas las iglesias, especialmente en las zonas rurales y las iglesias de menor tamaño, necesitan incorporar para alcanzar con éxito a la comunidad inmigrante. El rubro incluye: el compromiso de liderazgo, programación simbiótica orientada al lenguaje, estética, y técnicas de establecimiento de comunidad.

ContextualizaciÓn etno-cultural

Los ministerios de compasión deben tratar de establecer confianza con la comunidad de inmigrantes mediante la eliminación de la documentación engorrosa que puede alienar la propia comunidad que pretenden servir. Ya que la ley protege a los ministerios, necesitan minimizar las prácticas burocráticas que alejan en vez de atraer. Por ejemplo, mientras que ciertos ministerios de distribución de alimentos requieren registrarse, esto no tiene que ser un elemento disuasorio para la participación, siempre y cuando el proceso de registro no requiera prueba de ciudadanía o se hagan preguntas en torno a la condición legal. Sin embargo, el ministerio de compasión más efectivo a los inmigrantes requiere un mínimo de información privada. La gran mayoría de los servicios de ministerio compasivo requieren poca o ninguna documentación.

Cuando la iglesia en nuestro país comprenda que tiene la autoridad espiritual y legal de ayudar a los inmigrantes, hay la posibilidad de que emerja como la única institución confiable a los ojos de la comunidad. Algunos inmigrantes sienten temor y angustia ante las agencias locales, estatales y federales que ofrecen servicios de alimentos y ayudas específicas. Muchos inmigrantes, sin embargo, consideran a la iglesia como el único refugio para las necesidades tanto espirituales como físicas. "Si los inmigrantes no pueden confiar en la iglesia, ¿en quién puede confiar?" pregunta Mauricio Elizondo, fundador de iglesias hispano-americano de las Asambleas de Dios.

"Muchas familias de inmigrantes hispanos de bajos ingresos no acuden a las agencias gubernamentales por temor a ser deportados. Trabajan largas horas en el campo y aún así no tienen suficiente para alimentarse o satisfacer las necesidades básicas de sus familias. Somos testigos de que en la comunidad inmigrante la pobreza, el hambre, y la desesperación se han incrementado de manera exponencial en los últimos años. Con esa realidad nos encontramos con un aumento simultáneo en muchos de los males sociales, tales como la adicción a las drogas, la violencia doméstica, los embarazo de adolescentes, y la proliferación de las pandillas. La única esperanza es la iglesia de Jesucristo", declara Elizondo.

Gilberto Vélez comprende de primera mano la dinámica de los ministerios de compasión. Vélez es el pastor de la Iglesia de la Misericordia, de 2.500 miembros, una congregación de las Asambleas de Dios en Laredo, Texas. Vélez también supervisa la Asociación Hispana de Mega Iglesias." Los ministerios de compasión deben comenzar no sólo con servicios, bienes, y evangelismo. Para llegar de forma eficaz a la comunidad inmigrante los ministerios de compasión deben generar confianza", explica Vélez.

Compromiso del liderazgo

Según Vélez, "cualquier ministerio comprometido a alcanzar al inmigrante tiene que emplear personal que hable el idioma y conozca la cultura". El evangelismo de compasión tiene que comenzar con los líderes. Cualquier iglesia comprometida a alcanzar a la comunidad inmigrante debe incluir en su gobierno líderes de las nacionalidades representadas. Esto asegurará un compromiso institucionalizado en lugar de un esfuerzo simbólico o temporal. Por ejemplo, si quiero fundar una iglesia y atraer a diferentes grupos étnicos, los modelos de crecimiento de iglesias indican que atraeré lo que reflejo en mi liderazgo, desde los ujieres y los que dirigen la alabanza hasta el personal contratado. Mi equipo de liderazgo debe reflejar la comunidad a la que deseo servir.

"Algunas personas dentro de la comunidad inmigrante ven a todos los que no son de su raza, incluidos los pastores, como posibles representantes de la ley, cosa que pudiera resultar en deportación y separación de las familias. Port al motivo, para combatir la desinformación en la comunidad, los programas de evangelismo compasivo deben contratar personal bilingüe para asegurar la adecuada difusión de los servicios. La gente confía en los que hablan su lengua materna”, continúa Vélez.

Para las iglesias más pequeñas o rurales que no tienen los medios financieros para contratar personal bilingüe, Vélez señala el crecimiento exponencial de voluntarios bilingües en casi todos los estados y regiones. "No hay muchas comunidades donde la iglesia no puede encontrar a una persona bilingüe que les puede ayudar. Podría ser un profesor o un estudiante universitario. El español es el idioma secundario más común en nuestro país. La contratación de un empleado bilingüe es tan fácil como un anuncio en el tablero de anuncios o un aviso en Facebook. ¡Da resultado!"

ProgramaciÓn orientada hacia el lenguaje simbiÓtico

La programación orientada hacia el lenguaje simbiótico significa que cualquier ministerio comprometido a alcanzar a los inmigrantes debe aprender a hablar el idioma de la comunidad; pero, al mismo tiempo, debe estar preparado para enseñar a la comunidad el idioma de la iglesia. En otras palabras, no significa sólo aprender a hablar español u otro idioma. La asistencia viable a los inmigrantes puede ser ayudarles con cursos en inglés. Un pastor en Texas dice: "Vamos a aprender español, y los llevaremos a la iglesia donde ofrecemos cursos de inglés. La iglesia puede servir como la institución principal, tanto para la integración vertical en el Reino y la integración horizontal en la sociedad norteamericana."

Vélez agrega que la confianza comienza cuando se hablar el idioma de la comunidad y se contrata personal que comprende la cultura. "La contextualización etno-cultural de toda actividad evangelística es vital para la eficacia."

EstÉtica

El evangelismo compasivo con enfoque en los inmigrantes requiere que se identifique de una manera “comercial” reconocible con los colores, las fuentes, y las preferencias de la comunidad. Esto requiere de una simple orientación cultural. Los pastores que tienen el deseo de evangelizar a las comunidades de inmigrantes deben comprender los aspectos básicos de esa comunidad como la comida, la música, los colores, y las particularidades. La complete orientación cultural puede dar lugar a una gran cosecha.

El alcance evangelístico compasivo debe incorporar la comunicación en ambos idiomas. Algunos pastores tienen un espíritu apropiado pero llevan a cabo muy mal la evangelización por falta de recursos idiomáticos. Por ejemplo, una congregación principalmente de habla inglesa en Dallas decidió alcanzar a los inmigrantes con recursos educativos al inicio del año escolar. Se dirigieron hacia las familias hispanas con hijos en edad escolar. El personal de la iglesia alquiló un estacionamiento en el centro de la comunidad, colocaron allí un camión, y trajeron mochilas nuevas llenas de lápices, cuadernos, calculadoras, y otros útiles escolares.

Desafortunadamente, a pesar de que estaban en un lugar apropiado, en el momento adecuado, haciendo lo correcto, pocas familias se aprovecharon de la entrega. ¿Por qué? Los organizadores de este ministerio descubrieron después del evento que todos sus anuncios habían sido en inglés. El alcance compasivo eficaz a la comunidad inmigrante requiere que se contextualice lingüísticamente la misión, en español e inglés u otro idioma pertinente. En resumen, para que se lleve a cabo evangelización eficaz, la compasión y la cultura deben cruzarse.

TÉcnicas para el establecimiento de comunidades

Las iglesias deben definir los programas evangelísticos étnicos y de inmigrantes por medio del conducto de la comunidad. Los norteamericanos y los europeos occidentales abrazan y celebran los grupos individuales, mientras que  los grupos hispanos y de inmigrantes abarcan tanto un compromiso con el desempeño individual como la movilización en comunidad. Como dice Jesse Miranda, presbítero ejecutivo de las Asambleas de Dios y director ejecutivo de la Asociación Nacional Hispana de Evangélicos: "Aclamar la cultura y aceptar las características distintivas de nuestro pueblo sólo puede conducir al mosaico que llamamos el Reino. Tenemos que ir de la ortodoxia a la ortopraxia y a la ortopatía. Es decir, necesitamos un evangelismo étnico que comience en la cabeza, se traslade a la mano, y termine en el corazón, el corazón de la comunidad."

El programa del Cordero

El evangelismo basado en la compasión no se deriva de la narración de una ideología política, sino sale del corazón de un testimonio profético. El evangelismo dirigido a los hispanos y a otros inmigrantes --legales o indocumentados-- puede no reflejar el orden del día del burro o el elefante, pero sí refleja el programa del Cordero. Estos inmigrantes, en particular los hispanos, están a punto de cambiar la experiencia cristiana mediante la ampliación de los programas evangélicos, incorporando una misionología de transformación, encendiendo un movimiento profético social político, y sirviendo globalmente como embajadores de una cultura del Reino que reconcilia la rectitud con la justicia.

En esencia, el inmigrante hispano ha mostrado una afinidad hacia los valores fundamentales que impregna a la iglesia norteamericana que cree en la Biblia y está llena del Espíritu, un compromiso a la ortodoxia bíblica, la santidad, y el poder del Espíritu Santo. Sin lugar a dudas, los hispanos y otros inmigrantes cristianos van a surgir como el cortafuego de la rectitud y la justicia en el siglo veintiuno, contra la apatía espiritual, el relativismo moral, y la decadencia cultural.

El evangelismo viable y compasivo dirigido hacia los inmigrantes puede muy bien servir como el bálsamo de Galaad en la sanidad de la lucha actual entre nativos e inmigrantes. Aún más importante, el evangelismo compasivo puede dar como resultado no sólo la salvación de la comunidad inmigrante, sino también en la salvación de la iglesia en los Estados Unidos.

Samuel Rodríguez es presidente de la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano y la Asociación Nacional Hispana de Evangélicos, la organización hispana de fe cristiana más grande de los Estados Unidos, que sirve y representa a más de 34.000 iglesias asociadas.

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site

La edición impresa (disponible sólo en inglés) ofrece más que la edición en la red. Subscríbase ya para recibir los beneficios. (1 año - $24; 2 años - $42, añada $10 al año fuera de Estados Unidos.)

O llame gratis al:

1-800-641-4310