Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Evangelización, Adoración, Discipulado y Compasión

Las Noticias RSS Feed

   Titulares adicionales

Buscar noticias AD
















La Teniente Coronel Donnette Boyd, Capellana de las Asambleas de Dios, recuerda su primer encuentro con el Cuerpo de Capellanes de la Fuerza Aérea de EE.UU., siendo aún una joven recluta. Le pareció increíble que alguien pudiera aceptar la Biblia como la Palabra literal de Dios y, durante más de dos horas, estuvo discutiendo con un capellán.

“Yo era como muchos de los jóvenes que entran actualmente en el mundo militar”, dice Boyd. “No había crecido en una iglesia, y no comprendía quién es Jesús”.

No obstante, se le despertó un interés a Boyd. Mientras se hallaba destacada fuera del país, tomó una Biblia y la comenzó a leer a partir del Génesis.

Boyd asistió a varios cultos de iglesias fuera de la base militar, pero se sintió como una extraña, y nunca se identificó con ninguna congregación. Entonces, un día sintió que Dios la instaba a decidirse a aceptar de Cristo la salvación.

“Me fui hasta el capellán de la base y le dije: ‘Aquí estoy para ser salva, porque el Señor me dijo que enderezara mi vida’”.

Poco después de su conversión, Boyd volvió a sentir que Dios la instaba a hacer algo. Esta vez sintió un llamado, precisamente al ministerio que había menospreciado anteriormente: a la capellanía militar.

Boyd lleva ya catorce años como capellana. En su condición de Capellana de las Asambleas de Dios ha ministrado en todo el mundo, incluyendo Irak y Afganistán. Ha predicado con protección antibalas, leído el Salmo 91 mientras estallaban las bombas cerca de donde ella estaba, y consolado a un grupo de soldados apiñados en un endeble refugio en medio de un ataque con cohetes.

“Esos momentos son oportunidades para ministrar”, dice Boyd. “Cuando las personas tienen miedo, yo les puedo ofrecer esperanza y aliento. Somos maneras visibles de recordarles la santa presencia de Dios en medio del caos. Por eso es que me siento tan satisfecha de ser capellana”.

Esposa y madre de dos hijos, de 12 y 17 años respectivamente, Boyd equilibra sus obligaciones familiares con su carrera militar y su ministerio. Dice que ella nunca se las habría podido arreglar sin el apoyo de su familia y sin la gracia de Dios.

“Mis hijos tienen una fe firme, mientras que mi esposo y yo vemos el ministerio como colaboradores”, dice Boyd. “Esas son las cosas que me permiten seguir haciendo lo que hago”.

Boyd nunca se ha sentido limitada en el ministerio por el hecho de ser mujer. Dice que muchos soldados de ambos sexos acuden a ella con sus necesidades de consejería, porque se sienten más cómodos cuando se franquean con una mujer para contarle sus problemas.

Esta capellana, nacida en Jamaica, considera que los componentes de su identidad son herramientas que Dios puede utilizar.

“Yo veo las barreras como oportunidades”, dice Boyd. “Soy mujer, pertenezco a una minoría, y soy ciudadana naturalizada, de manera que quepo dentro de una gran cantidad de categorías diferentes, pero esto me resulta útil en función de alcance a los demás y de ministerio. Si esas cosas ayudan a otros a identificarse conmigo, o me permiten conectarme con alguien, que así sea. El apóstol Pablo dijo que él podía ser todo para todos. Eso es lo que yo quiero para mí también… de manera que pueda alcanzar a algunos”.

 

 


Search AG.org-top-Spanish - NEWS Feed Archives

Misiones Mundiales — Descargas

Para recursos haga clic aquí

Tema 2014

Vea

Descargue

Tema 2013-2014

Vea

Descargue

Tema 2012-2013

Vea

Descargue

Tema 2011-2012

Vea

Descargue

Tema 2010-2011

Vea

Descargue

Tema 2009-2010

Vea

Descargue

Tema 2008-2009

Vea

Descargue

Tema 2007-2008

Vea

Descargue

Para visitar el sitio web de Misiones Mundiales haga clic aquí