Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

Upcoming Events

In This Issue...

Articles

Resources

Book Reviews

Asesoría pastoral: servicio junto al asesorado

Por Jim Harris


Jim Harris es ministro de las Asambleas de Dios y asesor profesional licenciado con veinte años de experiencia. Dirige Insight Counseling Associates, LLC, en Springfield, Missouri, http://insightccr.com. También se ha desempeñado como catedrático de asesoramiento en el Seminario Teológico de las Asambleas de Dios en Springfield, Missouri. Él y su esposa, Jane, han estado casados por 28 años. Tienen dos hijos, James M. Harris IV (Monte) y Joel.

La mejor asesoría pastoral sigue el ejemplo de Jesús y del Espíritu Santo. Tanto Jesús como el Espíritu Santo andaban junto a las personas. Jesús vino a nosotros en forma humana, anduvo junto a nosotros y con nosotros, y vivió con nosotros en nuestro ámbito. El Espíritu Santo, llamado el Paracleto, también está a nuestro lado. Él nos acompaña y dirige al Padre por medio de Jesús.

El asesoramiento que sigue las pautas de Jesús y del Espíritu Santo siempre es personal, no teórico, y relacional antes que teológico. Conforme usted se acerca a una persona, ésta se abrirá ante usted y al proceso de asesoramiento, escuchará lo que usted tiene que decir, y le concederá el derecho de hablar a lo profundo de su ser.

Así como demuestran Jesús y el Espíritu Santo, sirva junto a la persona, y no hale a la persona desde adelante ni la empuje desde atrás. Si avanza demasiado rápido con respuestas instantáneas, esto puede impedirle la entrada al corazón de la persona.

Sirva junto a la persona, y no hale a la persona desde adelante ni la empuje desde atrás.

¿Cómo sirvió Jesús?

1. Él se acercó a nosotros de manera que pudiéramos comprender lo que decía. Jesús pagó el precio al renunciar a su estatus de estar en todas partes a la vez, y obedientemente permitió que el cuerpo humano contenga su divinidad. Él compartió nuestra humanidad para que nosotros nos pudiéramos identificar con Él. Del mismo modo, un consejero eficaz busca formas de identificarse con el asesorado.

2. Jesús dedicó tiempo a frenarse de un ritmo celestial a un ritmo humano, y decidió dedicarse al proceso de las relaciones. El asesor aminora el paso, retiene la evaluación, y llega a conocer a la persona al tratar de penetrar en su mundo como lo hizo Jesús. Subordénese a sí mismo a aquellos a quienes sirve, y ellos escucharán lo que tiene que decirles.

3. Jesús pacientemente se expuso a la vida humana tal como ocurría, sin eximirse a sí mismo o distanciándose de lo anodino o del drama de la mortalidad diaria. A usted probablemente no le guste todo lo que escuche en la asesoría; pero, como hizo Jesús, lo mejor es escuchar. Él probablemente escuchaba más de lo que hablaba, pero cuando sí hablaba, la gente estaba ansiosa de escuchar. La documentación del Nuevo Testamento nos recuerda que Jesús tuvo paciencia con todos, excepto con los soberbios y arrogantes religiosos.

4. Jesús es fiel y se puede confiar en Él. Además de escuchar, el asesoramiento eficaz tiene mucho que ver con la fidelidad, la confianza, y la capacidad de mantener en privado las confidencias.

5. Jesús facilitó el descubrimiento personal de la verdad. Él enseñó a las multitudes y pasó horas en conversación informal con los discípulos acerca del reino de Dios, cuando hicieron el viaje de ida y vuelta de casi trescientos kilómetros de Jerusalén hacia el norte.

El consejero pausa, evalúa, y de esa manera conoce a la persona.

Usted habrá notado que muchas de las palabras documentadas de Jesús se presentan en historias, metáforas, y analogías. Este es un gran dispositivo oratorio para ayudar a la gente a llegar por sí mismos al núcleo del mensaje. Comprendemos la diferencia entre la entrega de conocimiento a las personas y el ayudarlas a descubrirlo. Si el traer al reino de Dios a la tierra no era más que para difundir información, el Padre igual podría haber enviado un libro, sin Jesús. Afortunadamente, además de un libro, envió un ser humano que anduvo entre nosotros y nos habló del Reino. De la misma manera, los asesores podrían muy bien dar a los asesorados un libro de autoayuda; sin embargo, la mejor posibilidad para cambio y crecimiento se produce con una persona viviente que sigue a Cristo y anda junto al asesorado.

Un ejemplo de cómo sirvió Jesús

La interacción de Jesús con la mujer samaritana puede revelar el valor, el objetivo, y el método de asesoramiento. Él estuvo presente con ella en su masculinidad a pesar de las posibles repercusiones religiosas y culturales, manteniendo siempre la moral apropiada. Tuvo paciencia con ella, dedicó tiempo a conversar con ella, y esquivó los intentos de ella de debatir sobre diferencias génericas, religiosas, y culturales. Jesús estuvo sentado con ella un día caluroso y polvoriento, y su presencia fue controversial. Él se hizo completamente accesible a la samaritana, a pesar de la condición muy humana de ella. Él estaba de paso, pero sabía la historia de la mujer, como la mayoría de las personas en el pueblo. Sin embargo, en ningún momento en la narración la mujer mostró preocupación sobre el posible uso indebido de sus secretos. Además, para revelar sus propósitos, Jesús usó una brillante metáfora en su pedido inicial de agua y en el uso posterior del tema del agua. Después de su interacción con Jesús, la samaritana se desempeñó en un ámbito superior. Cambió de una mujer de costumbres cuestionables a una que propició amplio interés en el reino de Cristo. En algunos escritos de la iglesia primitiva, Santa Fotini, como se la llama, junto con sus cinco hermanas y sus dos hijos, se convirtieron en evangelistas que ministraron en toda Palestina y en el palacio de Nerón.

¿Cómo obra el Espíritu Santo?

Usted no tiene que ser brillante o profundo, sólo estra presente, ser compasivo, y estar disponible.

En la vida del seguidor de Cristo, el Espíritu Santo viene junto a la persona después de que ha llegado a morar en el corazón de la misma. En la vida del inconverso, Él anda en las proximidades, o ese hombre o esa mujer nunca llegarían a Cristo ni el Espíritu moraría en ellos. Asimismo, para que haya esperanza de cambio o crecimiento en el asesorado, el asesor primero debe acercarse de una manera amistosa y no amenazante.

La venida del Espíritu Santo fue una misión definida que utiliza como método la convicción. Él anda a nuestro lado, por lo que cualquier noción de que la convicción sea un proceso de señalar de manera acusativa con el dedo debe dar paso a imágenes de un estilo más suave, más sutil.

El Espíritu Santo tiene acceso a nuestros pensamientos y sentimientos. Él no habla en voz alta o abiertamente, sino que envía palabras que se filtran a disposición de la mente consciente. Un asesor en sintonía con la forma en que obra el Espíritu estará abierto a trasmitir las sutilezas del Espíritu Santo a través de interacciones verbales. He pasado por experiencias cuando el Espíritu Santo habla a través de mí con mi pleno conocimiento y cooperación, y en otras oportunidades, a pesar de yo estar conciente de ello. Las palabras de conocimiento y sabiduría son herramientas sorprendentemente eficaces que facilitan el cambio y el crecimiento en la vida del asesorado, lo cual supera cualquier cosa que usted o yo podríamos aportar de nuestra educación o de la experiencia.

Si usted quiere asesorar a hombres y mujeres, sencillamente tome un lugar a su lado y ande con ellos. Usted no tiene que ser genial o profundo, sólo estar presente, ser compasivo, y estar disponible. Usted dará mucho fruto en el servicio de Cristo y por otras personas si sirve junto a ellas.