Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

Upcoming Events

In This Issue...

Articles

Resources

Book Reviews


Sandy Palms *

Misionera en África

MM: ¿Cuál es su puesto y la descripción de trabajo en general? ¿Cuánto tiempo ha tenido este cargo?

Palms: Soy líder y obrera del equipo Live-Dead [Vivir muertos]. Vivimos y trabajamos entre los árabes musulmanes y usamos los negocios como una plataforma para entablar relaciones. He servido más de tres años.

MM: ¿Qué medidas de preparación la llevaron a este puesto?

Palms: Mi esposo y yo hemos estado abiertos a servir al Señor en el exterior desde que nos casamos. Seguimos la dirección del Señor en el ministerio pastoral, trabajamos como laicos en la iglesia local, y finalmente como dueños de negocios. En cada una de estas etapas en mi vida fui desarrollando partes de mi personalidad y de mis habilidades que me serían necesarias para nuestro trabajo actual.

MM: ¿Es este puesto una vocación, un “llamado”, para usted? Si es así, ¿cómo lo cumple?

Palms: He tratado de vivir mi vida abierta a la dirección del Señor al mismo tiempo que he hecho el trabajo que se me ha puesto delante de mí. A veces las tareas aparentemente mundanas en realidad han sido claves en los objetivos mayores en mi vida. Si no hubiera sido obediente en las “cosas pequeñas, en las que nadie se fija”, mi mayor propósito no se hubiera cumplido. Dios usó las obediencias todos los días para perfeccionar mi oído, mi capacidad de responder, y mi tenacidad.

Finalmente, todo se redujo a una decisión. Conocía la necesitan. Sabía que en algunas zonas del mundo el evangelio sólo estaría disponible si hubiera quienes estuvieran dispuestos a vivir con los marginados,  los no alcanzados, demostrándoles y anunciándoles las buenas nuevas. Ante esta realidad, decidí dar un paso al otro lado, para entregarme a mí misma, para “vivir muerta”. Jesús hizo esto por mí. ¿Cómo iba a seguirlo y no hacer lo mismo?

MM: ¿Cuáles son las alegrías de su puesto?

Palms: Las alegrías son establecer amistades con mujeres locales que son generosas en su bondad y acogida. La vida entre increíbles colegas y miembros del equipo que tienen el mismo sentir es una alegría. También es una alegría ver a Jesús proclamado entre la gente que desesperadamente trata de agradar a Dios.

MM: ¿Cuáles son los retos de su puesto?

Palms: La vida en una cultura islámica es como estar constantemente bajo presión que oprime al espíritu. El ser una luz dispersa la oscuridad, pero también llama la atención hacia el enemigo. Hay nuevas luchas, temores, y enfermedades que tenemos que llevar al Señor.

MM: ¿Qué le diría a otras mujeres que aspiran a trabajar en este campo, en términos de preparación, acerca del conjunto de habilidades necesarias, etc.?

Palms: Mantengan a Jesús en el centro, tengan un corazón tierno y un espíritu amable. Aprendan a ser fieles en las tareas que les sean dadas. Miren hacia el futuro; pero no a costa de lo que tienen delante de sí. Lleven una vida sencilla, dentro de sus medios económicos. Aprendan a negarse a sí mismas. Acepten los momentos difíciles y perseveren confiando el resultado al Señor. Ríanse... ¡mucho! Aprecien las diferencias de personalidad, de perspectivas, y de métodos. Estén dispuestas a seguir un sendero diferente al de otras personas. Y comprendan que una vida llena de fe significa posicionarse en un lugar que requiera de esa fe.

*Seudónimo