Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

La Palabra De Dios Para Hoy

Devocional diario

¡Sanado!

Lee Salmos 102:1 a 103:22; Romanos 3:1–31

A principios de 1330, la peste bubónica estalló en China y se extendió rápidamente a Europa. El miedo se apoderó del continente mientras la gente moría a diario por miles. Algunos se preguntaron si la plaga acabaría con toda la población de la tierra. Murieron alrededor de 25 millones de personas.

Más contagiosa que la peste bubónica es la plaga del pecado.

Cuando Adán y Eva mordieron la fruta prohibida en el jardín, el pecado infectó a la humanidad. La muerte eterna y la separación de Dios son las consecuencias del pecado y la rebelión contra Él.

«Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. Sin embargo, en su gracia, Dios gratuitamente nos hace justos a sus ojos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados» (Romanos 3:23–24).

A través de la muerte sacrificial de Jesucristo, todos pueden ser sanados y restaurados a una relación correcta con Dios. La sangre limpiadora de Jesús lava el pecado y trae sanidad a todos los que invocan su nombre.

Sugerencia de oración: Agradece a Dios hoy por la salvación y sanidad que Jesús puso a tu disposición.
Resumen: Romanos 3:21–25
Énfasis para la oración diaria: Kazajistán (Asia Central)