Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

La Palabra De Dios Para Hoy

Devocional diario

Adoración extravagante

Lee 2 Crónicas 1:1 a 2:18; Juan 6:41–59

Allí, frente al tabernáculo, Salomón subió hasta el altar de bronce en la presencia del Señor y sacrificó sobre el altar mil ofrendas quemadas. Esa noche Dios se le apareció a Salomón y dijo: —¿Qué es lo que quieres? ¡Pídeme, y yo te lo daré! (2 Crónicas 1:6–7)

Salomón fue a adorar a Dios en la tienda de reunión en Gabaón. A causa de su corazón agradecido, ofrendo con extravagancia—mil ofrendas. Para el israelita promedio, cinco sacrificios habrían sido un regalo extraordinario. A causa de su riqueza, Salomón fue más allá de lo previsto. Los cristianos muestran amor a Dios con sus sacrificios también. Dios se complace cuando esos sacrificios son generosos.

A menudo, sin embargo, el pueblo de Dios está tan ocupado pidiendo cosas que olvidamos la adoración, la alabanza y el agradecimiento.

Debido a los asombrosos sacrificios de Salomón, Dios vino a él de una manera inesperada con bendiciones inesperadas. Dios te sorprenderá a ti también cuando muestres tu amor por Él con abandono. La adoración puede incluir oración y alabanza, ofrecer talentos, finanzas, o paciencia y amabilidad más allá de lo común, pero debe ser una efusión gozosa de amor.

Desafío para hoy: Pregúntale a Dios qué podrías dar con extravagancia.
Resumen: 2 Crónicas 1:6–13
Énfasis en la oración diaria: Guinea-Bissau (África Occidental)