Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

La Palabra De Dios Para Hoy

Devocional diario

Salvo de mis enemigos

Lee 2 Samuel 21:1 a 22:51

«Clamé al SEÑOR, quien es digno de alabanza, y me salvó de mis enemigos» (2 Samuel 22:4).

David adoró a Dios con cantos por haberlo salvado de sus enemigos. Él había enfrentado muchos enemigos a lo largo de los años: animales salvajes mientras pastoreaba los rebaños de su padre, al mismo rey Saúl, a potencias extranjeras e incluso uno de sus hijos que quiso arrebatarle el reino. En toda circunstancia, David pidió ayuda al Señor, y Él respondió a su llamado. David estaba consciente de que Dios era digno de su alabanza.

El cristiano también es salvo de sus enemigos. Jesús lo libera de la culpa y el poder del pecado. Los libera del miedo a la muerte y, en última instancia, del poder del enemigo. Él le da la victoria sobre las fuerzas espirituales que luchan contra su alma. Y nos faltaría tiempo para contar las batallas de la vida diaria que libran los creyentes en las cuales Jesucristo les da la victoria por su gracia y poder. Como David, el cristiano debe adorar al Señor, quien es digno de alabanza por salvarlo de sus enemigos.


Sugerencia de oración: Señor, te adoro por salvar a tu pueblo de sus enemigos.
Resumen: 2 Samuel 22:1–6
Énfasis de la oración diaria: Yemen (Medio Oriente)