PENews Articles

El valor de un buen padre

Los padres involucrados juegan un papel clave en el avance de casi todos los niveles del bienestar de un niño. on

Así como no podemos exagerar del valor de una buena madre, lo mismo puede decirse del valor de un buen padre — a pesar de que si uno se dejara llevar por la descripción de los medios de comunicación, a muchos padres no se les admira tanto. Frecuentemente, a los padres se les describe como bufones, ausentes, abusivos, perezosos, con bajos estándares morales, o con alguna combinación de esos rasgos negativos.

“Nuestra cultura ha devaluado estratégicamente y progresivamente a los hombres y su hombría,” escribe Gordon Houston, director del Ministerio de Varones de la Red del Sur de California de las AD. “Lo veo todos los días en la televisión, en los medios de comunicación, y en las múltiples plataformas sociales.”

Pero, los estudios repetidamente confirman el valor de los padres que se involucran dentro de sus familias.

Según la Asociación de Investigación sobre el Niño y la Familia de la Universidad de Texas en Austin, los padres que se involucran con sus hijos juegan un papel clave en el futuro éxito de ellos.

Su investigación ha encontrado que la paternidad involucrada “está ligada a los mejores resultados en casi todos los niveles de bienestar del niño, desde su desarrollo cognitivo y su logro educativo hasta su autoestima y su comportamiento pro-social. Los niños que crecen con padres involucrados son: 39% más probables de recibir mayormente una 'A' en la escuela, 45% menos probable a que repitan un grado, 60% menos probable a que sean suspendidos o expulsados de la escuela, dos veces más probable de que vayan a la universidad y encuentren un empleo estable después de la escuela secundaria, un 75% menos probable de dar a luz en su adolescencia, y un 80% menos probable de pasar tiempo en la cárcel.”

La doctora Gail Cross, una experta reconocida en el área de la crianza, el comportamiento humano y la educación también ha encontrado de que los buenos padres son de vital importancia. Ella escribe en un blog:

“Es imposible subestimar la importancia del papá. Por ejemplo, las niñas que tienen buenas relaciones con sus padres tienden a mejorar en las matemáticas, y los niños que tienen padres activamente involucrados tienden a obtener mejores calificaciones y rendir mejor en las pruebas de aprovechamiento. Y los niños bien adheridos a los padres desarrollan de forma segura una sensación estable y sostenible de sí mismos. Quiénes somos y quiénes hemos de ser, en eso nos estamos convirtiendo, y los padres son decisivos para ese resultado.”

Aún el gobierno de los Estados Unidos tiene en un sitio llamado “fatherhood.gov“ numerosos ejemplos de cómo los padres involucrados hacen una diferencia significativa en las vidas de los niños — todo desde las incrementadas habilidades verbales y la destreza mental hacia una mayor empatía y dominio propio.

“No podemos mirar a los medios de comunicación o a la cultura actual, las cuáles parecen ignorar el sondeo con el fin de beneficiarse en sus propios fines, y así definir el valor de los hombres o padres,” afirma Rick Allen, Director del Ministerio de Varones de las AD. “La iglesia debe confirmar el valor que Dios reconoce en lo que significa ser un buen padre. En realidad, la investigación actual sobre la importancia de los padres involucrados simplemente confirma lo que la Biblia ha dicho todo el tiempo.”

Allen, sin embargo, explica que la investigación a menudo deja de reconocer dos claves vitales: que como padre, un hombre debe amar y respetar a su esposa, lo cual es un ejemplo para que los niños vivan como tal; y cuán vital es que los padres enseñen y refuercen las Escrituras en sus hijos.

“La Biblia es la fuente autoritaria para ser un buen padre,” dice Allen, “y para transmitir la verdad escritural a nuestros hijos para que el crecer y el caminar con Dios pueda ser la responsabilidad más importante que tiene un padre.”

Para obtener mayor información sobre el ministerio de los varones de las AD, consulte en el sitio men.ag.org. El Día Nacional del Ministerio de Varones de las Asambleas de Dios es el 16 de junio, el Día de Padre.