La Palabra De Dios Para Hoy

Devocional diario

Sanidad después de la perseverancia

Leer Mateo 9:27-33

Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!” (Mateo 9:27).

El título "Hijo de David" se refería a Jesús como el Mesías, pero solo en la concepción limitada del día. Durante siglos, los judíos devotos habían observado al libertador prometido de la línea de David que vendría como un gobernante conquistador para liberarlos de sus enemigos.

¿Estaban estos dos ciegos simplemente siguiendo a las multitudes que clamaban por la atención de Jesús? ¿O poseían una fe extraordinaria? No habrían visto ninguno de los milagros de Jesús con sus propios ojos, por lo que tuvieron que confiar en el testimonio de otros. Aun así, no se dejaron intimidar por la aparente falta de respuesta de Jesús, y continuaron persiguiéndolo a la casa.


Curiosamente, fue solo cuando estos hombres vinieron a Él en privado que Él los reconoció. Ya habían mostrado una medida de fe, pero Jesús quería más de ellos. Los probó y les pidió una profesión abierta de fe en Él. Solo entonces respondió a su oración y les devolvió la vista.


Pensamiento para hoy: Debemos estar dispuestos a perseverar en la oración por la sanidad.


Vistazo rápido: Mateo 9:27-29